miércoles, 3 de noviembre de 2010

La Gloria de Marco Rubio y del Tea Party

Por Maibort  Petit


El republicano Marcos Rubio se convirtió en al celebridad de la jornada electoral y el ultraconservador movimiento Tea Party en una promesa de cambio, que ya ha empezado a ser objeto de análisis y de criticas.


Los nuevos líderes antiestado y con ideas libertarias prometen enrumbar el país y lograr que las nuevas generaciones puedan lograr el sueño americano. No obstante, los críticos empezaron hoy a tirar dardos más fuertes contra Marcos Rubio, a quien muchos comparan con Obama y empiezan a verlo con un futuro “presidenciable” en las filas republicanas.


El nuevo Senador, de origen cubano, prometió trabajar para reducir el tamaño del gobierno, del Estado, bajar los impuestos y la influencia del sector público en la economía, postulados éstos que forman parte de la tradicional propuesta republicana. Rubio no quiere que el gobierno se meta mucho con los ciudadanos, y se presenta como un hombre nuevo con una propuesta de administrar al país de una manera eficiente. Muchos acusaron al joven senador, no solamente de ser un ultraconservador, sino de difundir una falsa moral, puesto que ante las cámaras pretende aparecer como un hombre probo y capaz, y en su vida personal, un desastre.


Rubio es señalado de haber cometido un fraude en el uso de la tarjeta de crédito del partido republicano para la compra de artículos personales. Además se le acusa de no haber sabido manejar su propio presupuesto, de estar al borde de la banca rota, con innumerables deudas personales y de no haber pagado los préstamos estudiantiles.


Lo que viene después de las elecciones


La administración Obama no le queda otro camino que trabajar en la búsqueda de una negociación con la oposición que tendrá en ambas cámaras, si quiere sobrevivir hasta en 2012. Clinton lo hizo y resultó vencedor. Ya no es suficiente el carisma personal y la brillantez de la oratoria para convencer a los republicanos de las bondades de sus leyes. Obama perdió y sólo puede gobernar con el concurso de la oposición y con el apoyo de su mismo partido.


Obama tendrá que darle un giro a sus planes, concretar resultados en un corto plazo Los republicanos, por su parte, deben recordar que los electores podrían castigarlos sino se muestran inflexibles frente a leyes que, eventualmente, podrían traer beneficios a la descalabrada economía. Nuevamente, la Reforma Migratoria pasa a ser el tema más polémico y manipulado por ambos bandos, que conocen muy bien los pros y los contras que la misma traerá en las elecciones del 2012.


Dos años quedan para que los nuevos representantes y los senadores se luzcan y trabajen junto al gobierno para solventar los enormes problemas estructurales que tienen los Estados Unidos y que han enervado los ánimos de la sociedad que se siente empobrecida e incapaz de manejar la crisis.


Lo interesante este cambio que se produjo en el panorama político estadounidense es que los protagonistas aceptan los resultados que imponen la mayoría, felicitan a sus contendores y les dan la mano para trabajar en conjunto por el beneficio del país y de todos los ciudadanos. En Venezuela ese escenario es difícil de imaginar…Que viva la democracia con sus virtudes y sus defectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada