martes, 15 de noviembre de 2011

Irán utiliza a Venezuela para proyectarse en Occidente


Por Maibort Petit


Roger Noriega llama nuevamente la atención sobre el avance de la presencia de Irán en América Latina. El pasado 14 de noviembre de 2011, discutió sobre el tema en el curso la preparación de la Seguridad AEI de CNN.
Acá está lo que dijo:
Irán está utilizando a Venezuela como una plataforma para proyectar su guerra asimétrica en el hemisferio occidental y para mantener su programa nuclear ilícito. De acuerdo a los documentos del régimen radical de  Hugo Chávez, Irán ha lavado cerca de $ 30 millones a través de la economía venezolana para evadir las sanciones internacionales.
Por otra parte, Irán está tratando de explotar uranio en Venezuela, Ecuador y otros países de la región, con la facilitación de Chávez. También está trabajando, a través del grupo terrorista Hezbollah, para cultivar una red de agentes radicalizado en una docena de países de la región, centrada en Venezuela,  aunque en los últimos meses ha habido un progreso significativo en Brasil y Colombia. El reciente plan impulsado por la Fuerza Qods de Irán de cometer un atentado terrorista en el corazón de Washington, DC, es una prueba innegable de la determinación  que tiene Teherán de realizar un ataque  contra objetivos de EE.UU. de llegarse a dar una acción militar preventiva contra su programa nuclear ilegal.
Además de Irán, otros enemigos de EE.UU. han construido alianzas mutuamente beneficiosas con el régimen de Chávez y su proyecto anti-Estados Unidos. China se está moviendo rápidamente para desplazar a las compañías petroleras occidentales de la industria petrolera de Venezuela. Rusia ha vendido $ 9 mil millones en armas (incluidas las armas que han sido transbordados a los grupos terroristas), y está planeando construir en Venezuela y con el total apoyo de Chávez, una planta de la energía nuclear "con fines pacíficos", como lo hizo con Irán. Cuba ha enviado 30.000 efectivos a Venezuela, muchos  de los cuales están incrustados en el aparato de seguridad interna de Chávez. 
Los narcotraficantes operan con la complicidad total del régimen de Chávez, y han logrado convertir a Venezuela en un centro de contrabando de cocaína de América del Norte y Europa y  han contribuido a causar más estragos en Colombia, América Central y México.
Estados Unidos está llevando a cabo una política pasiva frente a Chávez. El gobierno ha decidido no involucrar estos desafíos a la seguridad nacional por temor a generar una confrontación bilateral con el  régimen. Desafortunadamente, la Casa Blanca no ha aprendido la lección de que Chávez ha continuado con su peligroso camino con la ayuda de nuestro silencio. Los enemigos  de  Norteamérica leen la indiferencia de EE.UU. como una luz verde para unirse a la conspiración de Chávez, y los gobiernos  amigos creen que  a los Estados Unidos no sabe o no le importa lo que está sucediendo en América Latina.
El próximo presidente de EE.UU. tendrá que lidiar con los "residuos tóxicos" dejados por el cáncer de Chávez, a quien los médicos esperan ver sucumbir antes de las elecciones venezolanas o a principios  su próximo mandato. Los candidatos de la oposición democrática, cada uno de ellos, representa una relación más constructiva conlos EEUU, que fue por siglos  el socio tradicional de Venezuela, pero círculo íntimo de Chávez ha preparado un complot para mantenerse en el poder a toda costa, inclusive tras la muerte del líder.
¿Podrá Estados Unidos seguir sentandose en el banquillo o, peor aún, seguir dando la señal a los chavistas que vestá dipsuesto a tolerar las maniobras inconstitucionales por el colapso de su régimen? El próximo presidente puede tener tiempo para usar la diplomacia efectiva, sanciones efectivas, la aplicación de la ley, y otros medios para asegurar que el antiamericanismo de Chávez no siga siendo una grave y creciente amenaza para los intereses  y valores de EE.UU..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada