miércoles, 18 de enero de 2012

Chávez vuelve a mentir en relación al cierre del Consulado


Por Maibort Petit



La mitomanía de Hugo Chávez esta fuera de su propio control. El escándalo de la Cónsul de Venezuela en Miami, Livia Acosta Noguera y el cierre de la sede consular venezolana en Miami, dejaron claro que Chávez no tiene control sobre sus propias mentiras, que  repite como si fueran verdad, hasta que él mismo de las cree.
La primera de tantas mentiras fue cuando dijo, en cadena nacional, que la funcionaria, Livia Acosta Noguera estaba en Caracas desde diciembre, y que la  excónsul, quien fue declarada persona no grata por el Departamento de Estados de los EE.UU por su presunta participación en un complot cibernético, planeado por Irán, para causar caos en las plantas nucleares norteamericanas y por espionaje, había salido de los Estados Unidos por razones de seguridad.
Mientras Chávez mentía a los venezolanos, diciendo que la funcionaria expulsada de los Estados Unidos estaba en Caracas, la misma Livia Acosta Noguera desmentía a su jefe mayor en una entrevista, (extremadamente complaciente por lo demás), que le realizó el periodista Julio César Camacho en la emisora Actualidad 1020 am, pertenenciente al Circuito Unión Radio, (ubicada en Coral Gables). 
Acosta Noguera, durante la entrevista, intentó convencer (sin éxito )a los radioescuchas sobre su buenos servicios cuando supuestamente “servía” a la comunidad venezolana en la Florida.  También se encargó de desmentir a tu propio jefe y amo, asegurando que estaba en suelo americano y que viajaría a Venezuela esa misma noche, es decir, enero 9, 2012.
La entrevista hecha por Actualidad 1020 AM a la Cónsul chavista dejó dos cosas claras: 1)Chávez mintió y 2) la línea editorial del programa de Camacho refleja un servilismo periodístico que asquea. Cero ataque y muchas palabras de elogio a Livia Acosta Noguera y al Consulado venezolano.
La otra mentira de Hugo Chávez
Chávez volvió a mentir a la hora de explicar las razones que lo llevaron a cerrar el Consulado. Dijo que el personal que permaneció en la sede diplomática había recibido amenazas graves, y es entonces, que “por razones de seguridad”, que decide el cierre. Paralela a la mentira de Chávez, el canciller Nicolás Maduro acusó a los venezolanos perseguidos políticos de ser los culpables del conflicto y de conspirar en contra del régimen socialista venezolano. ( Excusas y excusas)
La verdad es nunca se formularon tales amenazas y según el Departamento de Estado no existe ninguna prueba sobre el supuesto peligro que corrían los empleados de la sede consular.  Chávez cree que en los EEUU los perros están amarrados con chorizos, y que sus mentiras iban a  servir de excusa perfecta.
 Todo lo contrario, las autoridades estadounidenses dejaron nuevamente desnudo a Chávez y pusieron sobre la mesa sus verdaderas intenciones al cerrar la sede consular más imporante de los Estados Unidos, por el grueso número de venezolanos que viven en la Florida y que reiteradamente han votado en su contra, lo han adversado y se han convertido en la voz de protesta permanente en el exterior.
Por 13 años, la patológica actitud de Hugo Chávez se hace recurrente y ya podemos adivinar cuáles son sus salidas. Las acusaciones que pesan sobre la Cónsul, Livia Acosta Noguera y la decisión del gobierno de los Estados Unidos de expulsarla fueron utilizadas por Chávez para castigar a sus adversarios. 
El cierre del Consulado es una salida, con beneficios políticos, para Chávez que intenta relegirse nuevamente, usando para ello, todos los mecanismos fraudulentos que ha creado desde su llegada al poder en 1999.
No tenemos duda que el fraude electoral está montado y que la negación del voto a cientos de miles de venezolanos  puede ser usado como un arma más para sumar a su hipotético triunfo del régimen autoritario.
No obstante, el jugoso beneficio político que trae el cierre de la sede consular en Miami para Chávez, choca con la triste realidad que acompaña al comandante de Sabaneta, y es que su corruptísimo círculo de poder, tiene intereses muy grandes que están siendo tocados con el cierre temporal de las oficinas en Brickell.
Las mafias chavistas del Consulado, además de dedicarse a realizar espionaje y a maltratar a los venezolanos que requieren de algún servicio consular,se concentral diariamente realizan transacciones con negocios de toda naturaleza, entre los cuales destaca el de la nacionalización de vehículos, que les deja enormes fortunas a sus beneficiarios. Los dólares de Cadivi son la base fundamental de estos negocios que a diario saquean el tesoro de los venezolanos y engordan los bolsillos de los corruptos empleados.
Los lujos Mercedes Benz y BMW, comprados con dolares preferenciales de Cadivi, y que reposan en los contenedores del Puerto de Miami, no podrán llegar al Puerto de la Guaira en el tiempo previsto, porque los papeles que elaboran con sumo cuidado en la oficina de Brickell no están listos.
Las mafias que han cohabitado en la sedes consulares de Venezuela han convertido la diplomacia en uno de los negocios más lucrativos y perversos de la revolución bolivariana.  Es por esta única y pesada RAZON que la decisión del cierre del Consulado será muy, muy, muy  temporal. 
Los negocios de los boliburgueses pesan más que los votos de un grupo de venezolanos adversos al régimen de Caracas....
...Seguro ya están pensando en otras trampas para cambiar una vez mas los resultados electorales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada