martes, 10 de enero de 2012

Irán y Venezuela unidos contra el Imperio




A pesar de las críticas y de las amenazas, los planes de Irán para establecerse en América e incrementar su influencia siguen su marcha. La visita de Mahmud Ahmadinejad por cuatro países de la región, auspiciada por Hugo Chávez y redondeada por cientos de millones de dólares, le garantiza al presidente iraní un cierto éxito, que los críticos no logran reconocer. 
Ayer, Ahmadinejad fue homenajedo en Caracas. Chávez se dedicó a adorarlo, lo llamó su “verdadero hermano” y reiteró que seguirá con su agenda de alianzas. Aprovechó para irritar más al imperio, burlándose de las críticas formuladas desde Washington, a la vez que aseguró que Venezuela e Irán siempre estarán juntos en una lucha contra el imperialismo.
Los que conocen cómo se mueve el poder y los intereses en América Latina, tienen  claro que no existe una verdadera coincidencia cultural entre Ahmadinejad y Hugo Chávez, sino intereses ligados a negocios oscuros, ambición de poder y un sentimiento antinorteamericano que ha alimentado la izquierda retrogada del continente. 
Todos sabemos que en Venezuela, la causa radical iraní no tenía asidero, que la cultura mulsumana era casi inexistente, y que ha sido bajo el gobierno de Hugo Chávez que se han acrecentado los lazos con Irán por razones que aún estan por verse.
Las relaciones entre Chávez y Ahmadinejad coinciden en la tendencia de ambos líderes en fomentar el odio, la guerra. Ambos han incrementado la compra de armas y han querido comprar conciencias para mantener su liderazgo a flote. Los dos han prometido villas y castillos a sus aliados para contar con su apoyo, promesas que no han cumplido a tu totalidad.
El resultado de este amorío, por seguro no dejará un saldo bueno para los venezolanos y para los pueblos latinoamericanos gobernados por presidentes deshonestos, megálomanos y corruptos que han hipotecado el futuro de las naciones, por perseguir objetivos políticos, ajenos al bienestar colectivo.
Chávez y sus socios de Cuba, Ecuador y Nicaragua han entregado el futuro de los países a la causa radical iraní, sin importarles las consencuencias. Ayudar a Irán a violar las sanciones y a cumplir con sus objetivos contra israel y los Estados Unidos es una actitud demencial que tendrá que ser castigada cuando la cordura regrese a la región. 
Ahmadinejad  ha fortalecido su presencia y ha ampliado su comercio en al región para ganar terreno en un lugar geopolítico estratégico. La balanza comercial entre Irán y los gobiernos amigos sigue creciendo. Gracias a sus nuevas amistades, Ahmadinejad ha logrado eludir las sanciones económicas por su programa nuclear y ponerle la mano a a mercados de materias primas. También bsuca apoyo para seguir desarrollando su planes nucleares y mejorar los números de su economía.
En Venezuela las inversiones se han multiplicado sin que hasta ahora se conozca los resulatdos positivos para la economía venezolana.  En Ecuador, las inversiones han alcanzado los US$168 en un año, mientras que en Nicaragua, Ahmadineyad prometió  invertir US$350 millones en la construcción de un puerto de aguas profundas.
Chávez ha firmado con Irán cerca de 300 acuerdos de cooperación desde 2006, y ha convertido a Caracas en el escenario donde se mueven las estrategias y se desarrollan los planes de Irán. 
Ahmadineyad busca escapar del caos político interno, ampliando su radio de influencia diplomática, ganando además de los apoyos ya logrados en Latinoamérica. Con su estrategia, ha logrado dar la idea de desafío a los EEUU y a Israel. 
Ahmadinejad ha fomentadolas relaciones diplomáticas con Colombia, Nicaragua, Chile, Ecuador, Uruguay y Bolivia, además de las ya existentes en Cuba, Argentina, Brasil, México y Venezuela.
Asimismo,  voces en los EEUU sostienen que Irán usa a los Quds Force y militares como personal de las Embajadas, y que el grupo terrorista Hezbollah participa en operativos a favor de la causa iraní en suelo venezolano. 
Cuál será el resultado de este complejo panorama ? Por ahora todo son hipótesis, el final aún está por verse..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada