viernes, 13 de enero de 2012

Planta Iraní de pólvora y municiones ubicada en Venezuela



Desde el 2009 teníamos la sospecha que se habría construido en Morón una  fabrica de pólvora y municiones. Empezamos a buscar las evidencias y sólo pocas referencias conseguimos. En el 2011 finalmente se logró conocer que dicha planta fue diseñada por la empresa iraní Parchín Chemical Industries PCI, subsidiaria de la Organización de Industrias de la Defensa (DIO), controlado por el Ministerio de Defensa de Irán. 
Casi un año después se hacen públicos los documentos que aseveran que Venezuela es el escenario donde Irán desarrolla su industria química iraní. Cada día hay más elementos que prueban que los convenios que existen entre Venezuela e Irán van más allá de las bicicletas y los carros. El peligro de la relación Chávez Admedinayad  es obvio y evidente...el que tenga ojos que vea....
A continuación reproducimos la nota publicada por Univision sobre este asunto.
  Fabrica de pólvora iraní en Venezuela
Mientras que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, concluía el martes su visita de dos días a Venezuela, un equipo secreto de técnicos y funcionarios militares de ambos países estaban poniendo los toques finales a una de las instalaciones más protegidas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FABN), una rodeada de misterio.
La instalación es una planta de fabricación de pólvora, cuya construcción se cree que está ya terminada y se espera que esté operativa a principios de este año, según fuentes oficiales .
Ubicada en Morón, el polo petroquímico en el centro de Venezuela, y en construcción desde el año 2006 con un presupuesto inicial de 14 millones de dólares, la planta fue anunciada por el presidente Hugo Chávez como parte de una serie de acuerdos entre Venezuela e Irán firmados durante una visita de Ahmadinejad a Caracas en septiembre de ese año.
“Irán va a ayudarnos a establecer una fábrica de pólvora y municiones, porque nos han dejado esperando”, dijo Chávez , haciendo referencia al embargo militar de EE.UU. a Venezuela .
Sin embargo, el verdadero propósito de la planta venezolano-iraní puede ser más que la fabricación de pólvora simple para municiones.
De acuerdo a los documentos y planos revisados ??por Noticias Univision , la planta fue diseñada por la empresa iraní Parchin Chemical Industries (PCI), una subsidiaria de la Organización de Industrias de Defensa (DIO), el conglomerado controlado por el Ministerio de Defensa de Irán. Se cree que PCI juega un papel clave en el programa nuclear iraní, actualmente sancionado por la comunidad internacional.
Según los documentos, el proyecto fue el encargado a PCI por la Compañía Venezolana de Industrias Militares (Cavim), bajo el nombre código de Bahman, el undécimo mes del calendario civil iraní.
El propósito de la planta, de acuerdo con los documentos, es la fabricación de Ball powder, un tipo de pólvora que se utiliza como disparador para una amplia gama de armas, desde fusiles comerciales y pistolas hasta morteros de 120 mm y misiles de uso militar.
Según los expertos, PCI también juega un papel clave en el programa de armas iraníes.La firma fue fundada en 1939 y produce misiles en una instalación ubicada unos 20 kilómetros al suroeste de Teherán. Los supervisores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) han visitado la planta múltiples veces para determinar si es o no parte del programa nuclear de Irán, de acuerdo con Global Security , una organización no gubernamental con sede en Alexandria, Virginia.

En junio de 2005 PCI fue añadida a la lista de las entidades designadas como “proliferadores de armas de destrucción masiva” de los Estados Unidos, bajo la Orden Ejecutiva 13382 , en concreto porque  “trata de productos químicos utilizados en los programas de misiles balísticos.”
También se incluyó en la lista de las empresas y personas sancionadas por la resolución de Naciones Unidas1747 en 2007, debido a sus vínculos con el programa de misiles de Irán, especialmente por la fabricación de productos químicos utilizados como “propulsores sólidos para cohetes y misiles”.
En 2008, dos años después del anuncio bilateral, Cavim fue sancionado por el Departamento de Estado , debido a la supuesta cooperación de la empresa con la “proliferación de armas y equipo desde y hacia Irán”.
En mayo de 2011, Cavim sería nuevamente sancionada, junto con otras empresas, por el gobierno de los EE.UU.  y su Ley de No Proliferación en Irán, Corea del Norte y Siria porque “Había información creíble que indica que se había transferido o adquirido equipos o tecnología de Irán, Corea del Norte o Siria listada en los convenios multilaterales de control de exportaciones (Grupo Australia, Convención sobre Armas Químicas, MTCR, el Grupo de Suministradores Nucleares, el Acuerdo de Wassenaar) o que se había adquirido el potencial para hacer una contribución importante a la proliferación armas de destrucción masiva o sistemas de misiles balísticos . “
Varias de las preguntas persisten sobre el tema. Por ejemplo, ¿PCI ha compartido tecnología que permita al régimen de Hugo Chávez producir y operar misiles de largo alcance? Se ha confirmado que entre los acuerdos con Chávez, Ahmadineyad ha transferido tecnología a Cavim para la fabricación de vehículos aéreos no tripulados o drones.
Hay pocas dudas de que las sanciones impuestas por los EE.UU. y la ONU contra Cavim fueron provocadas, en parte, por su relación con el PCI, aunque la mayoría de los detalles importantes son desconocidos para el público.
Según los expertos, en Venezuela, la cooperación militar entre Caracas y Teherán, ha estado siempre marcada por el secreto. “La relación militar entre Irán y Venezuela ha sido completamente opaca”, dijo Rocío San Miguel, que preside Control Ciudadano , una organización civil que monitorea el sector militar en Venezuela.
“Los acuerdos militares se mantienen en secreto, y las partes públicas de estos acuerdos son muy generales, y no dicen mucho de lo que se está acordando”, dijo San Miguel en una entrevista con Noticias Univisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada