lunes, 13 de febrero de 2012

Capriles Radonsky y la caída de Hugo Chávez


Por Maibort Petit


Toda Venezuela amaneció pensando en que definitivamente puede haber un panorama distinto al que ha reinado y destruído al país en los últimos 13 años. El 12 de febrero se impuso un liderazgo joven, diferente, que busca llevar al país a un estadio de progreso, de democracia, de inclusión social, sin odios y sin violación de los derechos civiles y políticos. 
Venezuela despertó con un nuevo liderazgo que se propone liberar a la nación del caos generado por la ladrona y corrupta revolución encabezada por Hugo Chávez y sus complices.
Ayer, 2.904.716 electores de la oposición ejercieron eu derecho al voto en las primarias, lo que significó una lección de democracia frente al autoritarismo y la vagabunderia existente en el Psuv.
Según dijo el CNE ( organismos carente de ética y de honestidad) un 16 por ciento de electores del Registro Electoral, de un total de  17.947.999 electores inscritos en el RE,  votaron contra Hugo Chávez y sus políticas castristas. El total de votantes es superior a las cifras que se han logrado en los procesos internos del Psuv.

Enrique Capriles Radonsky, un joven de 39 años y de origen judío y formación católica se convirtió en el candidato de la oposición unida. Prometieron trabajar para ganar las elecciones presidenciales previstas para el 7 de octubre de 2012.
Todos celebran el triunfo, pero....
La euforia que se ha generado debe administrarse con gotitas, porque sí bien se logró despertar al electorado que salió entusiasmado a votar, hay que recordar que la tarea que toca realizar a partir de hoy es titánica y de difícil conclusión. 
Primero y principal, hay que luchar contra el padrón electoral que está llenó de vicios y manipulaciones. 
Alterado por el régimen chavista, el registro electoral permanente crece en la misma medida que crecen la ambición del dictador por quedarse en el poder y arroparse de una legitimidad pérdida. La oposición tiene el acceso restringido mientras que el gobierno controla y manipula toda la base del poder electoral. 
Nadie puede olvidar que las autoridades del Consejo Nacional Electoral están corrompidas por el régimen chavistas, le han vendido su alma a Chávez quien les ha prohibido dejar pasar a cualquier líder de la oposición que se atreva a desafiarlo.
Hay que tomar encuenta además la lluvia de millones de bolívares que el gobierno usará para comprar votos, y las armas de manipulación sicológicas que se desatarán para evitar que perder el poder. 
Otro aspecto es el control mediático del régimen, y la sumisión en la que se encuentran el resto de los poderes públicos venezolanos.
Capriles Radonsky es un buen candidato, el electorado tiene ganas de salir de la pesadilla chavista, y la oposición, al menos anoche, juró que lucharía unida para acabar con la bestia.
Ojalá y los demonios de los diferentes grupúsculos que habitan en la MUD no vayan a despertarse y a vender sus consciencias.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada