viernes, 11 de septiembre de 2015

La “Maldición del Panteón” pica y se extiende en el chavismo

Por Maibort Petit

@maibortpetit
Hace tres años escribí un artículo titulado: La maldición del panteón causa pánico en la cúpula del poder en Venezuela donde comentaba el miedo que muchos jerarcas de régimen estaban experimentando para la época, por las muertes continuas de muchos de los que estuvieron presentes aquel 16 de julio de 2010, cuando Hugo Chávez ordenó abrir el sarcófago del Libertador Simón Bolívar, ubicado en el Panteón Nacional de Caracas, bajo la extraña excusa de conocer la causa del deceso del prócer venezolano.Ver aquí la exhumación de los resto de Bolívar.


Desde esa fecha en adelante muchos han sido los que han sostenido que aquel evento habría generado una secuela de muertes y todos aquellos que participaron en  la  profanación de la tumba de Bolívar parecieran estar bajo la cada vez más célebre “Maldición del Panteón”, al mejor estilo de la misteriosa leyenda que siempre envolvió la tumba del joven Faraón  egipcio Tutankamón. 


Vale recordar que desde el 16 de julio de 2010 hasta la fecha la habladuría popular le ha dado cada vez más fuerza al apólogo de la “Maldición del Panteón” o la “Maldición de  Bolívar”, según la cual la ira del Libertador  se habría llevado a de los que se dieron cita aquella madrugada en el Panteón para profanar su tumba. 



La lista de jerarcas chavistas muertos empezó con el general, Alberto Muller Rojas, seguido por el diputado Luis Tascón, Guillermo García Ponce y William Lara todas ocurridas inmediatamente después de la apertura del cenotafio que contenía los restos de Bolívar, ese mismo año 2010. 



Las muertes de importantes jerarcas chavistas alimentó el mito sobre la supuesta "Maldición del panteón", llegando incluso hacerse públicas algunas voces de adivinos, santeros, y astrólogos que buscaban explicar la relación de los fallecimiento con la profanación de la sepultura del héroe de la independencia . ¿ Qué ocurrió? Cómo era posible explicar que algunos de los profanadores de la tumba de Bolívar  hayan muerto repentinamente, en su mayoría de cáncer o en extrañas circunstancias.

En el 2011 murieron: Lina Ron José Ignacio Meléndez Anderson, Clodobaldo Russián, Carlos Escarrá. En el 2013 murió el caudillo Hugo Chávez y  posteriormente el diputado Robert Serra. 

Hace unas semanas, un colega periodista me contaba que las almas que pululan por los recovecos del poder rojo sienten miedo cada vez que recuerdan aquel raro ritual encabezado por Hugo Chávez. 

Mi buen amigo me asegura que hay varios jerarcas del régimen que están padeciendo enfermedades terminales.   Mientras la mítica creencia que la ira de Simón Bolívar se escapó de las rígidas paredes de su sarcófago para acosar a los profanadores ha tomado mayor fuerza entre los venezolanos con el correr de los años. A su vez el miedo avanza entre los invitados al sacrilegio que tuvo lugar aquel 16 de julio de 2010 en el Panteón de Caracas a la 1 AM.



El miedo es libre y no puede ser objeto de confiscación o expropiación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada