sábado, 2 de julio de 2016

Conoce cómo fue el arresto de los sobrinos de Cilia Flores en Haití

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La defensa de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efrain Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitó a la corte que suprimiera una serie de evidencias presentadas por el gobierno para acusar a los demandados de haber violado las leyes antinarcóticos de los Estados Unidos. 

En una extensa explicación sometida a consideración del Juez Paúl Crotty, los defensores de los primos Flores piden suprimir varias de las pruebas, entre las cuales señalan específicamente las declaraciones posteriores a la detención de los acusados por parte de los agentes de la DEA, ya que las mismas violan sus derechos garantizados bajo la Quinta Enmienda y las Reglas Federales de Procedimiento Penal.

La defensa expone en un informe que esas declaraciones deben ser suprimidas por tres motivos:


  • En primer lugar, la declaración de  Efraín Antonio Campo Flores se obtuvo a través de un procedimiento de interrogación deliberada del tipo prohibido por  la regla Missouri v. Seibert (2004), y Oregon v. Elstad, (1985).
  • En segundo lugar,  las declaraciones de los dos acusados no se dieron con conocimiento de causa, ni de manera inteligente y voluntariamente. Todo lo contrario, los acusados ​​fueron sometidos a una prueba terrible antes de hacer las declaraciones. 
Los abogados sostienen que los acusados se encontraban en una reunión en un hotel en Port-au-Prince, Haití,  cuando fueron "secuestrados" por más de una docena de hombres fuertemente armados, enmascarados que se negaron a hablar con ellos  y a identificarse. Vestían ropa de estilo militar sin insignias. Los demandados fueron esposados, y llevados a lugares desconocidos, y los mantuvieron en soledad, sin comida ni agua durante muchas horas. 


Asimismo sostienen que los acusados, como familiares de prominentes políticos venezolanos, conocían  personalmente a muchas personas que habían sido secuestradas (y algunas asesinadas), por esa experiencia-dicen- creían que habían sido secuestrados y temían por sus vidas. 

Con el tiempo, los acusados ​​fueron entregados a otro grupo de hombres no identificados que los encadenaron de pies y manos, y los cargaron en un avión a un lugar no revelado. Durante el vuelo, los hombres se identificaron como agentes de la DEA y dijeron a los demandados que estaban acusados de haber conspirado contra los Estados Unidos, y que estaban siendo llevado a Nueva York para ser juzgado, y probablemente estarían atrapados allí por el resto de sus vidas. 

Los abogados sostienen además que los agentes de la DEA le dijeron a los primos Flores que, a menos que cooperaran con la justicia, nunca más volverían a ver sus familias. En ese momento, los demandados hablaban poco o nada de Inglés y no tenía familiaridad con el sistema legal de los Estados Unidos o el concepto de derechos de Miranda. 

En el relato sostienen que los acusados habían pasado todo el día temiendo por sus vidas, se les dijo que eran propensos a morir en una prisión estadounidense sin volver a ver a sus familias. Ambos no había comido ni bebido agua desde la noche anterior. 

En pocas palabras -dice la solicitud- en el momento de sus interrogatorios, los acusados estaban cansado, fatigados y sus declaraciones posteriores deben ser suprimida como un claro ejemplo que las mismas fueron dadas bajo la ignorancia de la ley y que se hicieron de manera involuntaria, lo que se constituye en una franca violación de la cláusula del debido proceso.

En tercer lugar, el derecho del acusado a la presentación precipitada había sido violado porque no había ninguna emergencia u otra exigencia que justifica el retraso de 57 horas en su presentación a un magistrado.

Los abogados exigen al juez Crotty que dichas declaraciones se deben ser suprimidas debido a que las mismas fueron provocadas por los agentes luego de seis horas de detención, en dichos estados se debe suprimir la evidencia, según lo establece 18 USC § 3501 (c).

Los acusados solicitan que sus declaraciones posteriores a la detención sean suprimidas, con carácter subsidiario, para que se les brinde la oportunidad de aportar datos adicionales, en apoyo de estas afirmaciones en una audiencia de prueba, acota el documento.


En el informe de 29 páginas presentado por la defensa ante el juez Crotty se señala además lo siguiente: 

Los demandados

1. Efraín Antonio Campo Flores
El Sr. Campo Flores de 29 años de edad es ciudadano de Venezuela. Antes de los acontecimientos que condujeron a su expulsión de Haití a los Estados Unidos, era un empresario que no tuvo vínculos con Estados Unidos, ni ningún conocimiento o afiliación con el tráfico de drogas ilegales.

El Sr. Campo Flores  nunca ha sido detenido ni acusado de ningún delito en los Estados Unidos, ni en Venezuela, o en cualquier otro país antes de su actual encarcelamiento. Él no está familiarizado con el sistema de justicia de los Estados Unidos. En el momento de los hechos descritos en este informe, el Sr. Campo Flores no hablaba inglés fluído.

2. Franqui Francisco Flores de Freitas

El Sr. Flores de Freitas de 30 años de edad, es ciudadano de Venezuela. Antes de su secuestro y expulsión de Haití a los Estados Unidos,  era copropietario y gerente de una empresa de distribución de alimentos local que suministra los alimentos refrigerados y congelados a los restaurantes y supermercados en Caracas, Venezuela. Aparte de su actual encarcelamiento, el Sr. Flores de Freitas no tiene prácticamente ninguna conexión con los Estados Unidos, sólo visitó el país  una vez en su vida y no tuvo vínculos empresariales o económicos  con norteamérica, asimismo, no tiene ninguna experiencia ni el conocimiento del sistema de justicia de EE.UU. 

Igualmente, no tiene ninguna experiencia con los sistemas legales o penales de justicia en Venezuela, nunca fue detenido o acusado, ni condenados por ningún delito allí  ni en ningún lugar. Flores de Freitas no entiende el idioma inglés, a pesar de que ha comenzado a aprender algunas palabras mientras que ha está encarcelado en espera de juicio. 

El Sr. Flores de Freitas es el primo de su co-acusado, Efraín Antonio Campo Flores. Tal como lo confirmó el Sr. Flores de Freitas cuando se le preguntó por los agentes que lo detuvieron, tanto él como el Sr. Campo Flores dijeron estar relacionados con la primera dama de Venezuela, Cilia Flores: Sr. Flores de Freitas y el Sr. Campo Flores son sus sobrinos. El Sr. Campo Flores vivía con su tía durante un tiempo cuando era un niño y por eso también se refiere a veces a sí mismo como su hijastro.

B. Los cargos

El 4 de noviembre de 2015, un gran jurado federal en este Distrito aprobó una acusación contra de los señores Campo Flores y Flores de Freitas por conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos; y la producción o intención de distribución de cocaína, a sabiendas de que dicha sustancia sería ilegalmente importada a los Estados Unidos.  

Fueron secuestrados  por la DEA y transportados a los Estados Unidos

En el documento de la defensa se señala que los primos Flores fueron secuestrados por la DEA y transportados a los Estados Unidos. Los demandados fueron arrestados el 10 de noviembre de 2015. Esa mañana, los demandados volaron desde Caracas, Venezuela a Puerto Príncipe, Haití, para sostener  una reunión que se estableció para comenzar a las 09 a.m.  A alrededor de las 9:45 de la mañana, unos 20 hombres fuertemente armados con rifles de asalto, pistolas y granadas entraron en la habitación donde se realizaba el encuentro. Estaban vestidos con ropa de estilo militar y llevaban pasamontañas que cubrían sus rostros. Ellos no tenían ninguna identificación visible o insignia en la ropa y no se identificaron ni dijeron cuáles eran sus intenciones. Los demandados creyeron que los hombres eran malhechores y que posiblemente trabajaban para uno de los carteles de la droga o alguna banda, y pensaron que estaban siendo secuestrados y temían que los mataran.

Asustados y extraviados

Cuando el señor Flores de Freitas intentó resistir, los agentes sacaron sus armas, les apuntaron a la cabeza, y le pidieron que cooperara. En este punto, los demandados estaban aterrorizados. Sabían que muchas otras personas habían sido secuestradas para luego pedir rescate; de hecho, el Sr. Flores de Freitas sabía que unos 15  individuos habían sido secuestrados y algunos habían sido asesinados por sus captores. Teniendo en cuenta su relación con el presidente y la primera dama de Venezuela, ellos temían que pudieran sufrir un destino similar. 

Apresados y llevados a un lugar desconocido

Los acusados fueron esposados por los hombres ​​y los llevaron a una casa normal, sin marcar una corta distancia. Una vez en la casa, los acusados ​​fueron separados el uno del otro, esposados, y obligados a guardar silencio.  No se les dio comida ni agua. Después de ser detenido de esta manera durante varias horas, los acusados aún esposados -fueron transportados a lo que parecía ser una estación de policía, donde les tomaron las huellas digitales por policías uniformados y  fotografías tomadas por un oficial que utilizó lo que parecía ser su teléfono celular personal. 

Los oficiales no respondieron a las preguntas acerca de lo que estaba ocurriendo, y le negaron los demandados la posibilidad de realizar una llamada telefónica. 

El silencio de los oficiales dejó a los demandados aún más convencido de que estaban siendo secuestrados y que la policía no pudo (o no quiso) ayudarles. 

Los agentes de la DEA aparecieron más tarde para supervisar el proceso y transportaron a los demandados a los Estados Unidos.

Después de completado este proceso, los acusados ​​fueron conducidos al aeropuerto, donde un avión estaba esperando en la pista. Cerca de seis hombres estaban al lado del avión. Al igual que los hombres que los habían secuestrado, los nuevos hombres estaban vestidos de civil y no tenían ninguna insignia o identificación en su ropa. 

Los hombres que estaban en el avión tampoco se identificaron, no dijeron para quién trabajaban, o explicaron lo que querían con los acusados. Los hombres del avión le colocaron ​​a los demandados unas  nuevas esposas, y también les obligaron a usar un asiento de seguridad alrededor de la cintura y grilletes en sus pies, todo lo que llevaban en el subsiguiente vuelo a Nueva York. 

Después que el avión estaba en el aire por un tiempo, uno de los hombres se identificó a sí mismo y a sus colegas como agentes policiales y agentes de la DEA.

El agente González habló con los demandados, y ellos respondieron, sólo en español. Les informó que habían sido acusados ​​de conspirar contra los Estados Unidos y se enfrentaban a penas de prisión de diez años a cadena perpetua. 

El agente le dijo a los demandados que si no cooperaban, podrían pasar el resto de sus vidas en una prisión de Estados Unidos y tal vez nunca más ver a sus familias.  Uno de los agentes le dijo al Sr. Campo Flores que eso sería bien porque sus hijos no lo necesitan de todos modos. Al hablar con el señor Flores de Freitas, uno de los agentes se rieron de él y le dijo que estaba en "graves problemas." 

En el momento de esta conversación, los acusado no sabía nada del sistema de justicia de los Estados Unidos o sus derechos. No sabían que tenían el derecho a permanecer en silencio, consultar con un abogado antes del interrogatorio, y tener un abogado proporcionado por el gobierno sin costo alguno si no podía pagarse uno, tampoco tenían experiencia con el sistema de justicia de los Estados Unidos. Los acusados  se dejaron ​​llevar  por la palabra de los agentes que les dijeron que si no cooperaban,  enfrentarían prisión de por vida. 

Los agentes de la DEA no leyeron o proporcionaron a los demandados la explicación escrita de sus derechos antes de comenzar a hablar con los demandados. 

Poco después, que los agentes le dijeron que podría pasar el resto de su vida en una prisión de EE.UU. si no cooperaba, el Sr. Campo Flores accedió a hablar con los agentes. Lo llevaron a la parte delantera del compartimento de pasajeros lejos del Sr. Flores de Freitas y hablaron con él, por una o dos horas. 

Al cuestionar el Sr. Campo Flores, sin embargo, los agentes emplean un proceso de interrogación de dos pasos no permisible. 
Los agentes no informaron al Sr. Campo Flores sobre sus derechos antes de hacerle preguntas acerca de la supuesta conspiración. 

Durante este interrogatorio, se le preguntó acerca de las reuniones que había asistido y declaraciones que había hecho en relación con la supuesta conspiración. Los agentes también pidieron información al Campo Flores acerca de los roles de los distintos individuos  que participaron en la supuesta conspiración y que estaban implicados en el tráfico de narcóticos en Venezuela. 

 Los agentes también cuestionaron  a Campo Flores sobre la participación de su familia en la política venezolana y le dijeron que no iba a verlos por muchos años y que sus hijos pequeños crecerían sin él. 

Bromearon que los niños de Campo de Flores no lo necesitaban en casa de todos modos. 

Campos Flores estaba llorando y temblando, al hablar con los agentes. Sólo después del interrogatorio a Campo Flores sobre estos temas, los agentes les presentaron un formulario con los derechos establecidos en la ley. 

Después que Campo Flores firmó el formulario, los agentes lo interrogaron de nuevo en muchos de los mismos temas de los que habían hablado antes de firmar el documento. 

Hacia la mitad del vuelo,  Flores de Freitas pidió un poco de agua, y uno de los agentes se la dio. Fue la primera vez que se le había dado algo de beber desde 09 a.m. esa mañana.

Del mismo modo, Flores de Freitas no se le dio ningún alimento durante todo el curso de su detención, aunque un agente que estaba abriendo una bolsa de patatas fritas le preguntó a Flores de Freitas si quería.

Mientras que dos de los agentes estaban cuestionando a Campo Flores, el gente Kimojha Brooks comenzó a hablar con el señor Flores de Freitas en español.  Brooks cuestionó a  Flores de Freitas y siguió haciendo advertencias acerca de su familia, incluyendo a su hijo de 7 años de edad. 

Todo va a estar bien 

Durante la conversación, otro agente de apellido González aseguró en repetidas ocasiones a Flores de Freitas que "todo va a estar bien" y se comprometió a ayudarlo.  Creyendo en esas garantías, Flores de Freitas continuó a hablando con los agentes y respondiendo a sus preguntas; los agentes hablaron con él hasta que el avión comenzó a prepararse para aterrizar. 

D. La presentación en el Distrito Sur de Nueva York

El jueves 12 de noviembre de 2015, casi 57 horas después de  ser detenidos,  los acusados ​​fueron llevados ante el juez James L. Cott para su presentación en esta materia. 

Los argumentos establecidos por los abogados para solicitar la supresión de las evidencias se basa en la  Quinta Enmienda de la Constitución que establece que Una persona no será obligada en ninguna causa criminal a ser testigo contra sí mismo. 

Los abogados sostienen que para los estados de privación de libertad  de un acusado que sea admisible en el juicio, el Gobierno debe demostrar  una preponderancia de la evidencias:
 (1) "que el acusado fue informado de sus derechos constitucionales en virtud de la ley Miranda;" 
 (2) "que el acusado, a sabiendas de las consecuencias, renunció de manera inteligente, y voluntariamente los derechos;. ". 
(3) que las declaraciones posteriores del acusado fueron con conocimiento de la ley, y de manera  voluntaria es decir, eran realmente el producto de elección libre.

"En ese contexto,"saber" significa con plena conciencia de la naturaleza del derecho de ser abandonado y las consecuencias de su abandono, y "voluntario" significa que por elección deliberada, libre de intimidación, coacción o engaño.

 Al evaluar si las opciones del acusado fueron a sabiendas, inteligente y voluntaria, la Corte debe llevar a cabo una evaluación cuidadosa de la totalidad de todas las circunstancias que rodean, incluyendo las características del acusado, las condiciones de interrogatorio y la conducta de cumplimiento de la ley.

La defensa sostienen que los derechos de los primos Flores fueron violados porque no fueron presentados ante el juez en las próximas 48 horas. Se hizo a las 57 horas de su detención. En tal sentido, argumentan que las Reglas Federales de Procedimiento Penal dicen que una persona detenida fuera de los Estados Unidos debe tomar el acusado sin demora innecesaria ante un juez.

- El remedio para no presentar el acusado con prontitud es la supresión de cualquier declaración obtenida por la policía durante la detención previa a la presentación de la parte demandada, a menos que: (1) la declaración se hiciera dentro de las seis horas de detención del acusado ; o (2) en el intervalo total entre la detención y la presentación sea razonable en tiempo, teniendo en cuenta los medios de transporte y la distancia que hay que recorrer para ir al juez de primera instancia, tales disponible más cercano u otro funcionario.

Los abogados aseguran que el Gobierno no puede mostrar (1) que Campo Flores recibió adecuada advertencias de sus derechos antes de su interrogatorio; (2) que las renuncias de los acusados ​​y las declaraciones de custodia se les dio a sabiendas, de forma inteligente, y de forma voluntaria; y (3) que el Gobierno cumplió con su obligación de tomar la parte demandada sin demora innecesaria ante un juez. Por tanto, las declaraciones posteriores a la detención de los acusados ​​deben ser suprimidas.

Las declaraciones después del arresto de Campo de Flores deben ser suprimida como ser el producto de un deliberado procedimiento de interrogación de dos pasos dice el documento.

Campo Flores no recibió advertencias sobre sus derechos de manera adecuadas antes del inicio del interrogatorio hecho por el gobierno durante el vuelo desde Haití a Nueva York. En su lugar, los agentes involucrados en un interrogatorio deliberado de dos pasos: cuestionaron a Campo Flores antes de leerle sus derechos, a continuación, le dieron las advertencias y lo convencieron que repitiera sus declaraciones anteriores, sin amonestación. 


Aquí, el interrogatorio de preaviso fue claramente elaborado para obtener declaraciones que eran pertinentes a las alegaciones fundamentales del gobierno contra los demandados.  Entre otras cosas, los agentes cuestionaron a Campo Flores sobre varias reuniones a las que asistió y declaraciones que él había efectuado en relación con la presunta conspiración y  el papel de varios individuos de esa conspiración, asegura la solicitud.

También le hicieron varias preguntas sobre la participación de Flores de Freitas, su primo,  en los acontecimientos que condujeron a su detención.  Campo Flores también se le mostraron varias fotografías y le pidió identificar a las personas que aparecían en ellas.  Los agentes señalaron a otros individuos específicos que estaban involucrados en el tráfico de narcóticos en Venezuela y más aún, cuestionaron al acusado sobre su familia y su participación en la política venezolana. 

El informe señala además que los interrogatorios a los acusados se hicieron un medio ambiente inquisitorial consistente y no fueron significativamente separados en el tiempo.

El siguiente paso es examinar la duración del tiempo entre los interrogatorios anteriores y posteriores al alerta. Un intervalo corto entre los interrogatorios pre y post  ilustra la deliberación de la estrategia de dos pasos argumentan los abogados.

En este caso, esencialmente no hubo ruptura entre los interrogatorios anteriores y posteriores de alerta. El agente cuestionó  a Campo Flores sobre los temas descritos anteriormente, le dijo que debería cooperar, se administra la advertencia de la ley, y luego revisado muchos de los mismos temas.  Por otra parte, no había absolutamente ningún cambio en el ambiente inquisitorial. Más bien, Campo Flores permaneció esposado y con grilletes en un avión todo el tiempo. 

Lo que es más, la evidencia disponible apoya ampliamente la constatación de deliberación en virtud de la prueba articulada en Seibert. las declaraciones de Campo Flores deben ser suprimidas en virtud de Seibert y Oregon v. Elstad. 

El documento dice que los demandados solicitan respetuosamente a la corte celebrar una audiencia de prueba a la que se puede confirmar la intencionalidad de la técnica de dos pasos en los interrogatorios y el grado de corrupción derivada de la declaración de  Campo de Flores a las siguientes declaraciones de Flores de Freitas por parte de los agentes, lo cual puede ser comprobado. 

Piden una audiencia de prueba

Los abogados pidieron una audiencia de pruebas para corroborar que los agentes de la DEA no le leyeron los derechos a los acusados, aunque  el gobierno afirma lo contrario, por lo tanto crea un conflicto. 

Esa diferencia -dice- no puede resolverse correctamente  en una audiencia de prueba. Y si el gobierno no logra demostrar que se les dio a las advertencias, se requiere la supresión de las declaraciones de arresto para su uso en el caso del gobierno en jefe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada