domingo, 3 de julio de 2016

Dos hijos de Cilia Flores aparecen referenciados en interrogatorio hecho por la DEA a primos Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Cumpliendo con el calendario procesal, ratificado el 31 de mayo de 2016, los dos escritorios jurídicos que defienden a los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitaron a la corte la supresión de tres evidencias que aparecen del expediente presentado por la Fiscalía para acusar a los primos Flores de delitos de narcotráfico y, que la defensa considera que fueron obtenidas de manera ilegal.  

La Corte recibió el pliego de solicitud de supresión de evidencias el 1 de julio y la fiscalía tiene hasta el 22 de julio para responder a la petición de los abogados de los primos Flores, quienes fueron arrestados en Haití el 10 de noviembre de 2015, acusados de conspirar para traficar a los EEUU 800 kilos de cocaína de alta pureza.

Los dos bufetes defensores pidieron al juez que se suprimiera como evidencias las declaraciones hechas a los dos acusados luego de ser detenidos, y que tuvieron lugar en el avión que condujo a los sobrinos de Cilia Flores desde Puerto Príncipe hasta Nueva York donde se encuentran a la espera de un juicio.

Los abogados también solicitaron que se suprima del expediente la presentación inicial de los acusados ante el juez Cott, porque la misma se hizo fuera de calendario. Es decir, los Flores debieron ser presentados en la instancia judicial más cercana al lugar del arresto, que en este caso fue Haití y por consiguiente la corte más cercana debió haber sido Puerto Rico. La defensa dice -además- que en lugar de las 48 horas reglamentarias, en este caso se produjo a las 57 horas.

La fiscalía debe dar las respuestas a las mociones introducidas por la defensa, tal cual lo establece el calendario aprobado por las partes el 12 de mayo durante la última presentación de los acusados ante el juez Paul Crotty.

Estrategia

Cuando los dos acusados fueron arrestado por las fuerzas pertenecientes  a la policía  Nacional de Haití, ellos se encontraban en un hotel cercano al aeropuerto con el hombre clave que serviría a los sobrinos de Cilia Flores como contacto para cuadrar el envío de la cocaína a los Estados Unidos, vía Honduras. 

En las declaraciones anexas al expediente, Franqui Francisco Flores de Freitas señala que la reunión con "la persona" empezó a las 9 AM y que apróximadamente a las 9:45 AM el hombre con la quién se reunían salió de la habitación para ir al baño y que al cabo de  pocos minutos aparecieron unos 20 hombres armados, vestidos de negro militar y con pasamontañas, sin signos que los identificaran como miembros de las fuerzas del orden.

Ese grupo comando los llevó del hotel a una casa cercana donde fueron separados en habitaciones diferentes. Al cabo de un tiempo, los dos acusados fueron llevados a una estación de política donde se les tomaron las huellas dactilares y las fotografías respectivas.

Luego de ese evento, fueron llevados al aeropuerto donde abordaron el avión que los trasladó a Nueva York. Estaban en compañía de agentes de la DEA, entre quienes destacan los agentes especiales Sandalio González y Kimojha Brooks.

Eliminar la prueba clave 

La defensa requiere eliminar las declaraciones que se hicieron en el avión ya que las mismas conllevan a la supuesta confesión de la comisión del delito. En las declaraciones de Franqui Francisco Flores de Freitas se señala claramente que cuando Efraín Campos Flores aceptó hablar con los agentes, él decidió decir la verdad, y cooperar.  Una vez hecha la declaración, Campos Flores pidió a su primo Flores de Freitas cooperar para evitar males mayores.

En los anexos presentados por la defensa no se especifica cuál es la verdad de la que habla Campos Flores. No obstante, hay un elemento que llama la atención: Los agentes de la DEA preguntaron específicamente a los acusados si ellos trabajaban con dos hijos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores. 




Cuando a Campos Flores y Flores de Freitas se les pide establecer la relación que tienen con esos dos hombres (los hijos de Cilia Flores), ellos señalan que son sus primos pero que no trabajan con ellos. 

En ningún momento aparece en la confesión de los primos Flores los nombres de terceros involucrados en el caso. Sólo aparecen referencias.


Por otro lado, la defensa quiere que el gobierno revele quién fueron los testigos encubiertos. Se supone que la persona con la cual se reunieron los primos Flores en la habitación del hotel de Puerto Príncipe era un agente encubierto de la DEA.

La acusación 

En el pliego de acusación formal presentado al Gran Jurado, se relata las andanzas de los acusados en Caracas, Haití y Honduras. Y ciertamente se asegura que las reuniones fueron documentadas, es decir, grabadas y por ello forman parte de las evidencias. 

La confesión de Efraín Campos Flores principalmente y luego la de su primo Flores de Freitas es la clave del meollo que la defensa quiere eliminar. Para suprimir esta evidencia, que es contundente para el gobierno, la defensa argumentó que la misma fue lograda en base a métodos que violan la ley. Dijo que se violó el debido proceso y lo establecido en la Quinta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Argumentaron que la confesión se hizo antes de haberse producido la lectura de la Advertencia de los derechos y la renuncia voluntaria e inteligente a los mismos, conocida como Miranda. Este documento informa a los acusados su derecho a permanecer en silencio, a tener un abogado que lo represente y que esté presente en el interrogatorio. 

Los agentes de la DEA que operaron en este caso, le hicieron firmar a ambos acusados los derechos Miranda, según puede apreciarse en el anexo B del informe.  El documento de lectura de derechos dice que fue leído a las 7:35 PM del día 10 de noviembre de 2015 en un lugar codificado como LEAR, con la firma de dos testigos que estamparon sus firmas a las 7:37 PM.

Las confesiones de los acusados

Para el gobierno, la confesión de los imputados de haber participado en la operación es fundamental para sostener la acusación, y la misma arroja pistas claras sobre la organización criminal a la que supuestamente pertenecen los dos jóvenes.

El 22 de julio en horas de la noche podremos conocer los argumentos de la Fiscalía de Nueva York a cargo de Preet Bharara sobre este aspecto.  

Por ahora quedan muchas interrogantes sobre las preguntas específicas hechas a los acusados sobre sus dos primos, que son hijos de Cilia Flores, y la respuestas que ellos dieron....

Seguiremos informando... 

***
Cuando el ex abogado público de Campos Flores, Kafahni Nkrumahs tomó el caso el 17 de diciembre de 2015,  dijo que el número de evidencias era tal que su despacho iba a requerir no sólo tiempo extra, sino traductores especializados en español y en argot venezolano para trabajar todo el material. Confesó que muchas de las pruebas estaban en ese idioma que él no manejaba.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada