sábado, 24 de septiembre de 2016

Fiscalía de Nueva York denuncia fuertes contradicciones en declaraciones de sobrinos de Cilia Flores

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La fiscalía de Nueva York advirtió a la corte que existen fuertes contradicciones en las declaraciones hechas por los sobrinos de Cilia Flores, Efraín Antonio Campos Flores y  Franqui Francisco Flores de Freitas después de su arresto el 10 de noviembre de 2015; las entregadas por sus abogados a la corte federal el 2 de Julio de 2016, y las grabaciones que posee el gobierno sobre las reuniones celebradas en Honduras, Haití y Caracas.

En un documento entregado por el fiscal Preet Bharara en julio de 2016, se señala que el caso Flores es estrictamente una acusación por tráfico de drogas, que incluye dos demandados que fueron arrestados por fuerzas de seguridad foránea y entregados a la DEA una vez que fueron reseñados en la policía de Puerto Príncipe, y expulsados de territorio haitiano. Por esta razón –sostiene- que las afirmaciones hechas por un funcionario público venezolano, son inexactas porque parten de la falsa premisa que los demandados fueron “secuestrados” en Haití. Es inadmisible que esta falsa declaración se pretenda usar como estrategia de defensa, acota.

Bharara expresa en el documento que es improcedente la tesis del secuestro expuesta por la defensa, ya que está suficientemente sustentado, probado y verificado que fueron las fuerzas del orden de la Oficina de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Estupefaciente de Haití ("BLTS") las que entraron en el restaurante del hotel donde se hizo la reunión de los acusados con un testigo confidencial de la DEA. Los agentes haitianos se identificaron plenamente y se llevaron a los acusados en custodia apegados a las leyes de ese país, reza el informe.
Entre las contradicciones planteadas resaltan las siguientes:

1) Situación financiera de los dos demandados: Antes de ser arrestados, los acusados informaron en varias oportunidades que poseían propiedades en Venezuela y Panamá, que habían hecho negocios donde ganaron miles de millones de dólares con el petróleo,  que poseían una flota de vehículos, un carro de lujo Ferrari, consumían productos costosos, vivían rodeados de lujo y estaban en capacidad de viajar a varios países en jets privados.

Contrariamente, cuando fueron interrogados por los agentes de la DEA durante el trayecto del vuelo Haití-Nueva York y luego de haber leído, entendido y firmado los derechos Miranda, los acusados informaron que entraron al negocio del narcotráfico porque querían dinero, porque no tenían a su nombre ni siquiera 10 mil dólares y porque esperaban ganar 20 millones de dólares con el envío, para luego dedicarse a otras actividades lícitas, e inclusive, mudarse a los EEUU. 

Asimismo señala que Franqui Francisco Flores de Freitas dijo no tener capacidad financiera para costear un abogado privado en Noviembre de 2015 en la corte de Nueva York, para luego pasar a ser representado por defensores privados. Lo mismo ocurrió en abril de 2016 con Campos Flores.

2) Es la primera vez que están involucrados en el negocio del narcotráfico: 

Durante los encuentros con los testigos confidenciales, Efraín Antonio Campos Flores dijo que la cocaína era de su propiedad y por ello él estaba costeando los costes del operativo de llevar la droga desde Caracas hasta Honduras, llegando a pagar inclusive $900 mil dólares en efectivo al testigo cooperante CW-1 en un encuentro que tuvo lugar en Honduras en octubre de 2015. 

Asimismo, Campos Flores informó que había hecho negocios ligados al narcotráfico con los franceses, que tenía contactos directos con los grupos de la Farc, que eran los que le proveían el producto y que personalmente manejaría los envíos de la droga desde Caracas.

No obstante, dice el informe, en las declaraciones consignadas a la corte el 2 de Julio de 2015, donde se solicitan la eliminación de las evidencias en las que el gobierno basa su acusación, los dos acusados aseguran que nunca se habían involucrado con el narcotráfico, que no conocían cómo era la apariencia de la cocaína, no sabían cómo funcionaba el negocio por dentro, ni cómo conseguir la droga, ni cómo transportarla. También dijeron que tenían medios para trasladar la droga desde el centro de origen hacia los Estados Unidos porque nunca antes habían trabajado en narcotráfico y no poseían la infraestructura para hacerlo, eran unos novatos sin experiencia. 

Preet Bharara califica de inverosímil lo expuesto en la declaración jurada de los acusados, en la cual acusan al gobierno de los Estados Unidos de haberles tendido una trampa para culparlos por razones de política internacional. 

Las contradicciones están clara y reflejan que hay dos versiones que buscan generar un clima de victimización a favor de los demandados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada