Buscar este blog

lunes, 24 de octubre de 2016

Diosdado Cabello pide al WSJ que se retracte de la información publicada en su contra que lo vincula con el narcotráfico

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El diputado venezolano, Diosdado Cabello Rondón sometió a consideración de la Corte del Distrito Sur de Nueva York una nueva demanda enmendada por difamación contra el periódico estadounidense Wall Street Journal. Este viernes 21 de octubre, el dirigente chavista introdujo un documento donde intenta probar que son falsas las fuentes y las declaraciones usadas por los periodistas José Córdova y Juan Forero para escribir el reportaje publicado el 18 de mayo de 2015 titulado: “Funcionarios venezolanos sospechosos de convertir al país en un centro global de cocaína”.

Esta es la tercera vez que Cabello Rondón, a través de su abogado Gary S. Redish, someten a la corte la querella. La primera y segunda versión de la demanda por difamación fueron objetadas por la parte demanda por tener errores de fondo y de forma. En la primera ocasión, la demanda fechada el 5 de mayo de 2016, planteaba entre las empresas demandadas, a News Corporation, pero dicha empresa no es subsidiaria Dow Jones & Company, que publica  Wall Street Journal (WSJ) por lo que se vieron en la obligación de rectificar la querella. 

En octubre 3 de 2016, la abogada Katherine M. Bolger, representante de Dow Jones & Company y de News Corporation, pidió a la corte desestimar la demanda enmendada porque en la misma no se aclaraba que "son falsas las declaraciones de las fuentes consultadas por los periodistas donde se advierte que las agencias del gobierno de los Estados Unidos están investigando al demandante por supuestos vínculos con el tráfico de drogas y el lavado de dinero".

El juez de la causa dió hasta el 21 de octubre, para presentar la demanda enmendada y definitiva sobre el caso. La nueva versión de la demanda de Cabello Rondón contra WSJ dice que las alegaciones contenidas en el artículo son distorsionadas e inexactas, y que son completamente falsas las informaciones de las supuestas fuentes no identificadas del gobierno -que supuestamente habrían revelado a los periodistas mencionados sobre las investigaciones en curso que hacen las agencias gubernamentales-. "Esas fuentes son falsas o materialmente inexistentes" dice el documento.

Sostiene que el artículo del WSJ contiene una serie de alegaciones falsas y difamatorias contra el demandante, y dicha publicación se propagó por todo el mundo, lo que causó, y sigue causando, un enorme daño a la reputación y buen nombre del diputado Cabello Rondón, tanto en lo personal como en lo profesional ya que el demandante es un miembro clave de la Asamblea Nacional de Venezuela.  Asimismo, sostiene que la publicación falsa le causó una enorme pérdida económica. 

Afirma que "buena parte del contenido falso y difamatorio del artículo publicado por WSJ contiene elementos usados en otras publicaciones (ABC) lo cual le ha creado un grave daño al demandante".

Cabello Rondón asegura que con la demanda pretende lograr una indemnización que incluye daños punitivos, el pago de los costos y una justa reparación apropiada por parte del WSJ.

El segundo hombre fuerte del régimen venezolano no aclara el monto del dinero que pretende obtener por la querella, no obstante sostiene que la cantidad de la controversia excede los $ 75,000 mil dólares sin incluir los intereses y los costos legales. 

Diosdado Cabello señala que las afirmaciones hechas en el artículo en su contra "son esencialmente falsas y hacen un uso falso de la representación del sujeto, la naturaleza y el contenido clasificado de supuestas investigaciones en curso hechas por las agencias federales norteamericanas".

Asegura que es falsa la declaración según la cual Cabello Rondón es la persona clave en una supuesta investigación de las agencias del gobierno federal. Asimismo acusada a WSJ de usar fuentes inexistentes para afirmar que el demandante está siendo investigado por sus vínculos con el narcotráfico y el lavado de dinero, haciendo falsas afirmaciones sin significado alguno y de manera trivial. 

Sostiene que el artículo "usa frases fuera de contexto, hechas en términos absolutos para hacerlas pasar como un hecho, bañadas de sensacionalismo, lo que constituyen un engaño con el objetivo de elaborar un falso corolario contra la elevada estatura política de Diosdado Cabello y supuestas investigaciones de las agencias federales". 

Manifiesta que "las acusaciones hechas directamente contra Cabello son dadas por fuentes anónimas o inexistentes del gobierno federal y el acusado no ha sido capaz de probar que esas fuentes son reales o existentes".

Diosdado Cabello sostiene en la demanda que no es creíble que existan fuentes legítimas que hayan podido filtrar información confidencial del núcleo de una investigación criminal internacional en curso -supuestamente- realizada por las agencias federales. De hecho, la divulgación no autorizada de esa información sería -como mínimo- una alerta para los sujetos objeto de investigaciones federales, lo que reduciría drásticamente el éxito de cualquier posible enjuiciamiento por parte del gobierno de los Estados Unidos. 

La demanda señala que la divulgación de información clasificada del gobierno de los Estados Unidos es un delito. De hecho-dice- la información del artículo del WSJ, si fuere cierta se consideraría información clasificada, sellada, confidencial o secretos de Estado de acuerdo a las leyes federales. "La fuga de dicha información (y, potencialmente, la difusión pública de la misma) sería un delito castigado con la persecución penal en contra de la parte que revela dicha información, es decir, por parte de los agentes no gubernamentales, incluyendo claramente a los medios.

Reitera que revelar información clasificada es un delito, recordando el caso de Edward Snowden, quien es perseguido por los EEUU por divulgar secretos del Estado norteamericano al público. 

Cabello Rondón pidió al WSJ que se retracte de la información publicada en su contra. Señala que la publicación del periódico norteamericano fue hecha con malicia, creando falsas declaraciones de fuentes inexistentes para difamar al demandante y su honor. 


















1 comentario:

  1. 75.000 dólares. Na Guara,eso es un rialero.
    El otrora presidente venezolano Luis Herrera Campins en un discurso ante varios dignatarios mundiales dijo: EL OJO DEL AMO ENGORDA EL CABALLO.
    Vale la pena echarse el viajecito a Los Yores para peliar ese billete. El avión presidencial siempre está disponible. (Bueno.... Si Raúl Castro lo presta.)
    Gracias Maibort P por mantenernos informados.
    Feliz día.

    ResponderEliminar