jueves, 2 de marzo de 2017

Narcosobrinos: Fiscalía advierte que la Corte no debe usurpar la función del jurado

Gobierno de EEUU rechaza la petición de los sobrinos de Nicolás Maduro de impugnar el juicio por el testimonio del testigo confidencial de la DEA que participó en el reuniones en Caracas y Haití.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

La Corte debe rechazar la petición de los demandados, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, de que el testimonio de CS-1 (José santos Peña) debió ser "totalmente desestimado" para los propósitos del análisis de suficiencia que sirve como argumento para solicitar la anulación del juicio que concluyó con un veredicto de culpabilidad, asegura la fiscalía del Distrito Sur de Nueva York en un documento presentado al juez de la causa Paul Crotty.

Tal como se ha venido informando, los defensores de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela pidieron al tribunal  que se haga un nuevo juicio o que se dicte una sentencia absolutoria argumentando que los derechos de los acusados fueron vulnerados en el proceso.

La fiscalía dice que acusados ​​buscan que el tribunal admita que el testimonio ofrecido por uno de los informantes de la DEA, Santos Peña "debió ser desestimado y nunca presentado ante el jurado". El gobierno norteamericano apela -para sostener su posición- al criterio "estricto" de la Regla 29 que "impide cualquier sustitución por parte del tribunal para la determinación de la credibilidad de los testigos por parte del jurado." 

La fiscalía dice que la defensa usó como argumento para la solicitud lo expuesto en la Regla 33, que es más amplio, lo que permite a la Corte "sopesar las pruebas y -al hacerlo- evaluar por sí misma la credibilidad de los testigos".

Más adelante sostiene que un "tribunal de distrito debe encontrar un equilibrio entre sopesar la evidencia y la credibilidad de los testigos y no usurpar completamente el papel del jurado", tal cual se plantea en Ferguson, un caso usado en derecho norteamericano como referencia en materia de jurisprudencia para sustentar los argumentos sobre este tema en particular. 

En el caso Estados Unidos v. Truman, el Segundo Circuito ofreció orientación sobre la manera en que ese equilibrio debe ser alcanzado invirtiendo la decisión de un tribunal de distrito de encontrar un testigo "increíble como una cuestión de ley", bajo circunstancias que tienen algunas similitudes con CS- 1 en este caso, afirma la fiscalía.

En el juicio, la Corte instruyó adecuadamente al jurado que era "totalmente libre de rechazar todo o parte del testimonio de CS-1". Habiendo permitido a los jurados llevar a cabo esta tarea, "no hay base válida para rechazar su trabajo" advierten los fiscales.

Tratando de despejar cualquier elementos usado por la defensa para que el juez ordene un nuevo juicio, la fiscalía sostiene que el caso Flores no se trata de un caso en el que las pruebas presentadas por el Gobierno se apoye en el testimonio del informante CS-1. "Aquí las evidencias apoyaron abrumadoramente el veredicto  de culpabilidad emitido de manera unánime por el jurado".

Agrega que el veredicto del jurado en este caso no es "altamente dudoso" porque está fuertemente apoyados por pruebas independientes. 

El testimonio de CS-1 no fue la piedra angular del caso presentado por el Gobierno. 

-La impugnación de los acusados ​​ante la opinión de CS-1 respecto a la cocaína es débil y sus otras acusaciones de perjurio no atacan el testimonio de CS-1 con respecto a su conducta ofensiva o los elementos de su crimen. Por lo tanto, para resolver la moción de los acusados, de conformidad con el artículo 33, la Corte no tiene por qué considerar si rechazará la totalidad del testimonio de CS-1 como cuestión de derecho. 

Recuerdan que en este caso los acusados ​​confesaron sus crímenes. Las evidencias registraron varias de sus reuniones relacionadas con el delito, además de las pruebas encontradas en las comunicaciones electrónicas  tomadas de los teléfonos celulares donde se observa cómo promovieron el delito.

La fiscalía advierte que en caso de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro "no existen circunstancias excepcionales que justifiquen usurpar el papel del jurado en la evaluación de la credibilidad de los testigos, cuando considerables partes del testimonio de los testigos fueron corroboradas por vídeos y audios". 

Argumenta que el Gobierno ni siquiera introdujo las grabaciones a través de CS-1. "Las grabaciones se recibieron en prueba, sin objeción, durante el testimonio" acotan los fiscales.

Dicen que las grabaciones de las declaraciones de las fuentes contra los acusados muestran claramente que los dos hombres sabían  el destino final de la cocaína -por lo tanto ellos tenían conocimiento y entendimiento ​​de que la droga que negociaban estaba destinada a los Estados Unidos. Fue en este aspecto en el que el Gobierno se centró. 

"Esta evidencia no implica una evaluación de la credibilidad de CS-1. Es cuestión de escuchar las cintas y ver lo que hay en la página". Así, como se explicó anteriormente, los testigos cruciales del Gobierno en el juicio fueron el Agente Especial Sandalio González, el Agente Especial Daniel Mahoney, el analista Daniel Ogden y los expertos en traducción.

La cuestión pertinente en virtud de la Regla 33 es si una prueba competente, satisfactoria y suficiente en el presente informe apoya la constatación del jurado" en este caso.

Como la respuesta a esta pregunta es afirmativa, y es competencia del jurado determinar qué partes del testimonio de un testigo aceptar o rechazar, no se justifica ninguna exención en virtud de la Regla 33.

3 comentarios:

  1. El régimen probatorio de culpabilidad en asuntos penales, es similar en todos los sistemas judiciales, ya sea el sistema de precedentes anglosajón, o el de derecho positivo romano-germanico. Por tanto, un simple testimonio no es suficiente para establecer culpabilidad: si no es concordante con el resto de pruebas aportadas; de manera que aún anulando el testimonio del informante señalado, no bastaría para arrastrar todas las demás pruebas.

    ResponderEliminar
  2. El régimen probatorio de culpabilidad en asuntos penales, es similar en todos los sistemas judiciales, ya sea el sistema de precedentes anglosajón, o el de derecho positivo romano-germanico. Por tanto, un simple testimonio no es suficiente para establecer culpabilidad: si no es concordante con el resto de pruebas aportadas; de manera que aún anulando el testimonio del informante señalado, no bastaría para arrastrar todas las demás pruebas.

    ResponderEliminar