miércoles, 29 de marzo de 2017

Se inicia en Miami proceso judicial contra socio de un miembro clave del Cártel de los Soles

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Esta semana fue presentado en la Corte del Distrito Sur de la Florida Wilter Neptalí Blanco Ruíz, líder del cártel del Atlántico, una organización de narcotraficantes hondureños que tiene relación con Roberto de Jesús Soto García, supuesto miembro del Cártel de los Soles y socio de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, hallados culpable de delitos de narcotráfico en un tribunal de Nueva York.

Blanco Ruíz fue extraditado desde Costa Rica a Miami el 15 de marzo de 2017 y es acusado de conspirar para traficar 5 o más kilogramos de cocaína desde Honduras a los Estados Unidos entre los años de 1999 hasta 2016. Fue presentado en la corte el 17 en una audiencia que apenas duró 3 minutos.

La acusación contra Blanco Ruíz fue presentada por el fiscal del Distrito Sur de la Florida, Wilfredo A.Ferrer.
De acuerdo al documento de la fiscalía de Miami, las acusación contra Blanco Ruíz está soportada por una serie de evidencias provenientes de una investigación que incluye entrevistas de testigos y conspiradores, e información obtenida de informes y exámenes de pruebas incautadas desde 1999. 

La acusación señala que Blanco Ruíz violó el título 21 de los Estados Unidos, en las Secciones 959 y 963.
Asimismo, dice que en 2015, las autoridades norteamericanas capturaron a un conspirador (CC1) que estuvo asociado al acusado en Honduras y quien decidió entrar en un acuerdo de cooperación con el gobierno norteamericano para asegurar una sentencia menos severa.

De acuerdo al documento, el conspirador cooperante (CC1) declaró que a principios de 2015 ayudó en el transporte y distribución de más de 2.000 kilogramos de cocaína y que Blanco Ruíz le pagó por su participación en los embarques. 

CC1 declaró que él y otros conspiradores se reunían en Colombia, y preparaban buques colombianos propiedad de Blanco Ruíz con cargamentos de cocaína que enviaban a Honduras.

El conspirador cooperante afirmó que participó en actividades de narcotráfico bajo las órdenes de Blanco y que el acusado estuvo presente en Honduras cuando sacaban la cocaína de los buques. Informó que Blanco tenía armado el equipo de supervisión del proceso de desembarque de la cocaína y que después de haber sido exportada, la droga era transportada a una propiedad que Blanco controlaba para continuar el camino hacia los EEUU.

Se hace mención en el documento que en la primavera de 2016, las autoridades allanaron un laboratorio de cocaína oculto en Honduras donde se procesaban unos 235 kilogramos de cocaína. Las autoridades encontraron químicos, escalas e instrumentos para presar la sustancia y empacarla.

Señala que alrededor de 2016, sabiendo que las autoridades de los Estados Unidos lo estaban buscando para arrestado, Blanco estableció una línea de comunicación con los agentes de la DEA localizados en Centroamérica a través de mensajería de texto de Blackberry. Las comunicaciones entre Blanco y los agentes DEA se registraron y almacenaron.

Desde el día 14 de abril de 2016, Blanco discutió temas relacionados con la droga y señaló que dos navíos de su propiedad fueron capturados por la marina de guerra hondureña.

En una conversación por  BBM, alrededor del 3 de mayo de 2006, Blanco declaró que participaba en la distribución de los alcoholes que utilizaba para preparar la droga, y que la cocaína se manufacturaba  en un inmueble de su propiedad en Honduras.

También discutieron con un segundo testigo cooperando de la DEA, infiltrado en al organización, que estaba confirmando el recibo de los envíos de droga en Costa Rica provenientes de Colombia y cuyo destino final era los Estados Unidos. 

Abogado norteamericano

Blanco Ruíz será representado a lo largo del proceso por el abogado, Víctor E. Roche. La próxima aparición pública del líder del Cártel del Atlántico será el viernes 31 de marzo de 2017 a las 10 AM.

El cártel del Atlántico


La organización que dirigió Blanco Ruíz es una de las más grandes y mejor organizadas de Honduras motivado, entre otros factores, a las supuestas conexiones del grupo con militares de alto rango, policías y políticos de ese país.


De acuerdo al documento de la fiscalía, el cártel del Atlántico opera en los departamentos de Gracias a Dios, Colón, Islas de la Bahía y Atlántida, donde controla las rutas más importantes del tráfico de drogas.

La acusación asegura que Wilter Blanco ha participado en el narcotráfico desde por lo menos 1999 hasta 2016. El narcotraficante se movía con facilidad en la región oriental de La Mosquitia, Honduras.

Agrega que el acusado poseía en Honduras varias empresas de exportación de mariscos a través de las cuales también enviaba cocaína. Blanco era dueño de varias propiedades de lujo, llevaba una vida llena de excesos y se caracterizaba por hacer costosas fiestas a donde asistían policías de alto rango, fiscales, políticos y hasta jueces.

A Blanco Ruíz se le acusa de supuestamente haber ordenado el asesinato del jefe de la policía antidrogas de Honduras, Julián Arístides González, y a su subalterno, Gustavo Landaverde Hernández. Los dos asesinatos no fueron investigados y nadie fue castigado.

Algunas de las propiedades de Blanco fueron confiscadas por el gobierno hondureño en abril de 2015, cuando se intentaba acabar con las operaciones del poderoso cártel. La fortuna del acusado era inmensa, poseía yates, carros de lujo y deportivos, mansiones, apartamentos ubicados en los departamentos de Colón, Atlántida entre otros. las incautaciones superaron los 140 inmuebles.

El gobierno de los Estados Unidos estaban tras la pista de Wilter Blanco Ruíz acusado de conspiración para traficar droga a territorio estadounidense y a su vez, las autoridades hondureñas lo buscaban por delitos relacionados con blanqueo de capitales.

Blanco fue detenido en septiembre de 2016 en Honduras pero fue liberado de manera sorpresiva y muy sospechosa. Ese mismo año, los Estados Unidos informaron al gobierno hondureño que Blanco Ruíz era objeto de investigación junto a sus asociados, incluyendo policías, militares, jueces y fiscales.

Según la acusación, la organización criminal dirigida por Blanco Ruíz tiene asociación con varios cárteles que operan en Honduras y fuera del país centroamericano. Señala que entre los cárteles está el de los Hermanos AA y el conocido como El Rojo.

Blanco fue capturado por la policía antinarcóticos de Costa Rica en noviembre de 2016 y luego de haberse cumplido todos los trámites de rigor, fue entregado a los Estados Unidos para ser juzgados por sus crímenes en el estado de la Florida. Su proceso en la corte del Distrito Sur de la Florida se inició en 17 de marzo de 2017.

Relacionado con socio del Cártel de los Soles

El cártel de Blanco Ruíz ha sido vinculado al hondureño Roberto de Jesús Soto García, un hombre que es coacusado en el caso de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, hallados culpables por un jurado en Nueva York de conspirar para traficar 800 kilos de cocaína desde Venezuela hacia los EEUU, vía Honduras.

Soto García también es acusado de ser miembro clave de la organización criminal el Cártel de los Soles, conformada supuestamente por militares del alto rango pertenecientes a las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela.

Soto García está en proceso de extradición desde Honduras a los Estados Unidos. Fue arrestado en Flower Bay en la isla de Roatán, octubre de 2016 .


No hay comentarios:

Publicar un comentario