martes, 2 de mayo de 2017

SEGUNDA PARTE: Empresarios vinculados a Tarek William Saab acusados por EEUU de la lavado de dinero proveniente del narcotráfico

Por Maibort Petit
@maibortpetit


Los empresarios vinculados al exgobernador del estado Anzoátegui y actual Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, Alejandro Josue Koury Guevara y Elías Ramón Ruiz Mazzeo fueron acusados en la Corte del Distrito Sur de Nueva York por lavado de dinero proveniente del narcotráfico en el año 2012. El gobierno de los Estados Unidos congeló dos cuentas que los sujetos tenían en el Citibank de Manhattan y expropió el dinero objeto del blanqueo. 
El entonces fiscal de Nueva York, Preet Bharara demandó a Ruíz Mazzeo y Koury Guevara por blanqueo de capitales en afiliación al cártel Serna de Medellín. En la acusación, fechada el 4 de mayo de 2014, la fiscalía neoyorquina señala que los dos demandados introdujeron al sistema financiero norteamericano miles de dólares provenientes del narcotráfico a través de dos cuentas bancarias. La primera cifrada con el número 9115080716 a nombre de Ruíz Mazzeo y Koury Guevara por $321,838,49 y la segunda una cuenta de ahorros N-9117573894 con un monto de $32,469,15. Ambas cuentas del Citibank fueron congeladas y los fondos expropiados.
La acusación de la fiscalía se basó en la violación del título 18 del Código de los EEUU en sus secciones 981 (a)(1)(1) y 984 que establece la autoridad del gobierno de confiscar dinero proveniente de la actividad criminal.
En la acusación se señala que las evidencias fueron recolectadas durante una investigación sobre lavado de dinero proveniente de las drogas realizada por la Agencia Antinarcóticos de los EEUU, DEA y otros entes federales. 

Destaca el documento de la fiscalía que "la necesidad de blanquear dólares provenientes del narcotráfico ha crecido debido a la venta masiva de cocaína y heroína proveniente de Sudamérica. Esa droga se vende en los Estados Unidos en pequeñas porciones y por lo general en efectivo que es difícil de detectar, lo que ha obligado al gobierno a reforzar las regulaciones en materia de blanqueo de capitales y colocando alertas a los depósitos que se hacen en pequeños montos en cuentas en bancos estadounidenses. La alerta es mayor cuando se hacen transferencias bancarias desde países como Colombia y Venezuela, entre otros, donde los narcotraficantes tienen sus bases de operaciones y buscan limpiar el dinero proveniente de la industria criminal".

Dice la acusación que uno de los métodos más usados por los narcos venezolanos y colombianos es el uso del mercado negro del peso, porque escapa a cualquier regulación legal de los Estados Unidos y de otros países.

El documento señala que los narcotraficantes colombianos generan un esquema tripartita, a través del cual designan un contacto en EEUU (conocido como corredor de dinero o broker en inglés) con quien acuerda proporcionarle pesos colombianos a cambio de dólares que se han generado de la venta de drogas en norteamérica.  En este esquema, el broker recoge el dinero de las ventas de drogas, que por lo general son miles de dólares de parte de los "representantes de venta", negocia los dólares con clientes locales en EEUU, mientras tanto en Colombia, el narcotraficante paga a los traficantes que venden la droga, y la comisión del broker en pesos. Cuando está transacción se realiza se produce el blanqueo de los dólares. Ese proceso se realiza nuevamente, tantas veces sea necesario.

A su vez, el broker debe conseguir mecanismos para hacer su trabajo sin ser captado. Este debe buscar personas o negocios que deseen cambiar dólares por pesos. Las empresas o empresarios que necesitan pagar cuentas o servicios en dólares llegan acuerdos con el broker para comprar dólares a través del sistema financiero colombiano. El broker deposita pequeñas cantidades de dinero en las cuentas que de sus clientes que por lo general son empresarios o de los negocios que mueven dinero en EEUU.

La operación de la DEA

La operación encubierta donde fueron capturadas las cuentas de  los acusados, Elías Ramón Koury Guevara y Alejandro J. Ruíz Mazzeo, se produjo con informantes confidenciales infiltrados por la DEA en los cárteles de la droga que actúan en Medellín, Colombia, específicamente, en el cártel dirigido por Javier Calle-Serna y el grupo de brokers de dinero que trabaja para esa organización criminal.

El testigo confidencial de la DEA obtuvo por parte de miembros del cártel de Calle Serna o de los broker afiliados los teléfonos celulares de individuos en los Estados Unidos que necesitaban lavar dinero. Luego de decodificar la información, el CS-1 o testigo confidencial entregaba la información a la DEA para que actuara en consecuencia. Agentes encubiertos se unían a la operación que los llevaba directamente a las cuentas de los individuos que lavaban el dinero.

La acusación dice que los agentes encubiertos se infiltraron y actuaron como brokers anónimos que recogían el dinero. Los intercambios solían ocurrir en lugares públicos y las transacciones era de miles de dólares. Por lo general, las grandes cantidades de dinero eran escondidas en maletas, bolsas o cajas para ser intercambiadas en las calles o en estacionamientos. Después de recoger el dinero, los agentes encubiertos de la DEA lo depositaban en las cuentas, y luego los miembros del cártel y los brokers afiliados enviaban las instrucciones para transferir el dinero a otras cuentas.

Desde diciembre de 2009 hasta marzo de 2012, los agentes encubiertos de la DEA recogieron cientos de miles de dólares. Los agentes actuaron bajo la conducción de una investigación realizada en el Distrito Sur de Nueva York, y se logró hacer acusaciones a varios miembros y afiliados al cárcel de Serna que participaron en operaciones continuas en el esquema de lavado de dinero.

Uno de los narcotraficantes del cártel Serna,  Amado Imachi-Tulcán y dos brokers, Javier machado y Richard Casanova fueron acusados el 7 de noviembre de 2011 de conspirar para lavar dinero proveniente del narcotráfico en los EEUU.

Durante el curso de las investigaciones de la DEA, se descubrió que las cuentas de Alejandro Josue  Ruíz Mazzeo y Elías Ramón Koury Guevara formaban parte de la red de blanqueo de dinero del narcotráfico.

El 12 de abril de 2011 uno de los agentes confidenciales de la DEA fue contactado por un broker de dinero colombiano afiliado al cártel Serna quien solicitó que fuera a recoger $350 mil dólares en efectivo en Queens, NY. El 13 de abril el agente encubierto recogió $339.950 dólares entregados por un sujeto X luego de una conversación. 

El 18 de abril de 2011, siguiendo las instrucciones del broker 1 al testigo (CS1), la DEA envió dos transferencias de $159.741, 50  a una cuenta corriente. 

El 25 de abril de 2011, otro oficial encubierto de la DEA, UC-2 se comunicó con otro broker afiliado al cártel Serna para que fuera a recoger $500.000 en Santurce, Puerto Rico. El 27 de abril de 2011 otro agente encubierto de la DEA recogió $560.890 de otro individuo luego de una conversación.

En mayo 4 de 2011, el broker-2 dió instrucciones y la DEA y envió seis transferencias de $299,805 a la cuenta corriente de los dos acusados.

Durante el 18 de abril de 2011 y 14 de junio de 2011 el balance de la cuenta corriente era menos de $274.647,80. En junio 14 de 2011, $244.000 fueron transferidos de la cuenta corriente a una cuenta de ahorros dejando un balance de $90,312,54 en la cuenta de cheques. 

El balance más bajo que hubo en la cuenta corriente desde el 14 de junio de 2011 hasta el 1 de abril de 2012 fue de $ 22.033.49 y el monto que estaba en la cuenta al momento de la investigación era $614.698,39. Mientras que en la cuenta de ahorros el balance más bajo era $34,930,20 y al cierre de la investigación era $32.469,15. Señala la investigación que $22,033,49 de la cuenta corriente y $32,469,15 de la cuenta de ahorros fueron transados el 18 de abril de 2011. 

El gobierno de los Estados Unidos congeló las dos cuentas y los fondos quedaron en custodia del Estado norteamericano.

Caso cerrado, investigaciones abiertas

La acusación hecha por el fiscal de entonces, Preet Bharara obligó a los acusados Elías Ramón Koury Guevara y Alejandro J. Ruíz Mazzeo aceptar los cargos. A través del abogado, Daniel S. Ruzumna acordaron no litigar ni ir a juicio. Por el contrario aceptaron una estipulación propuesta por la fiscalía, a través el fiscal auxiliar Alexander J. Wilson. 

De todo el dinero confiscado, los dos sujetos lograron demostrar que a penas $118,102,55 de los fondos depositados en la cuenta del Citibank 911508716 no provenían del delito y fueron transferidos al abogado de los acusados, cuyo bufete está ubicado en 1133 Ave. Las Américas NY, NY, 19936. 










6 comentarios:

  1. Gracias Maibort por permitirme publicar tus reportajes.MARIAHE PABÓN

    ResponderEliminar
  2. Puedo compartir este artículo maibort?

    ResponderEliminar
  3. Puedo compartir este artículo maibort?

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones colega por extraordinario trabajo de investigación periodística, desde New York.

    ResponderEliminar