Buscar este blog

sábado, 9 de diciembre de 2017

Rafael Ramírez pasa a la clandestinidad a la espera de su nueva "oportunidad"

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Las numerosas especulaciones que se tejieron a la luz del despido hecho por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, con el otrora poderoso zar de Pdvsa, Rafael Ramírez Carreño concluyeron cuando el ahora exembajador de Venezuela ante la Misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) dió a conocer la renuncia a su cargo, con lo cual puso de manifiesto la existencia de un quiebre de la unidad de las fuerzas del chavismo y la nueva estrategia que impondrá el sector madurista para quedarse en el poder. Así, Rafael Ramírez fue obligado a separarse de sus funciones y a salir de los Estados Unidos rápidamente ante la pérdida de su inmunidad  diplomática.
Desde el día jueves 30 de noviembre de 2017 se activó en la sede de la ONU una ola de rumores que llevó a que Ramírez se paseara por los pasillos del organismo, dejando claro ante la prensa que estaba activo en sus funciones. Estuvo acompañado por varios de sus servidores, que no soltaban prenda de lo que estaba pasando. 

Los periodistas manejaron diversas hipótesis y al final de la tarde se confirmó la petición del gobierno venezolano y la designación de un nuevo embajador, que asumiría sus funciones en breve. El designado, Samuel Moncada, es un polémico personaje que según fuentes de la Misión no goza del afecto de Ramírez ni de la segunda de abordo, María Gabriela Chávez.

El jueves se empezaron a escuchar los destinos que el diplomático tenía en mente para instalarse próximamente. Así surgió la noticia que en años anteriores, Ramírez había logrado un pasaporte del Principado de Mónaco, estado que no tiene tratado de extradición con los Estados Unidos.  Los cercanos a Ramírez comentaron que lo conocen muy bien, y que si bien es beneficioso el aspecto legal, vivir allá no es lo más atractivo para él en estos momentos. 

Hubo un diplomático que se atrevió a decir que Ramírez había hecho gestiones para irse a Qatar donde tiene grandes opciones en el sector privado. Otros, dijeron que podría llegar a acuerdo con las autoridades del gobierno federal norteamericano que están tras su pista por asuntos relacionados con corrupción y lavado de dinero. El diplomático se atrevió a comentar que esta posibilidad no era la que estaba contemplando Ramírez, que incluso estaba preocupado porque que uno de sus hijos tenía planeado estudiar en una universidad estadounidense.

Otros cercanos al ex funcionario aseguraron que se había ido a Cuba, donde mantiene una excelente relación con el dictador Raúl Castro y la cúpula política del régimen cubano.

Finalmente se dijo que el embajador podría mudarse a Italia donde su esposa e hijos tienen pasaporte italiano, aunque él no lo posee, por lo cual se vería obligado a usar su documento venezolano. No obstante, la misma fuente dijo que si bien esa podría ser una plaza factible en el futuro, tramitar el pasaporte italiano se lleva varios años. Vale destacar -además- que personas vinculadas a Ramírez están presos en Madrid, acusados de lavado de dinero y corrupción internacional y el caso sigue abierto en los tribunales españoles.

Seguridad para la familia

La prioridad de Ramírez es garantizar la seguridad y el bienestar de su familia. Sus hijos tenían intenciones de estudiar en los EEUU pero las complicaciones derivadas de las sanciones contra varios funcionarios del régimen de Caracas, aunado a la puesta en marcha de veto Migratorio de la administración del presidente Donald Trump (que prohíbe la entrada de funcionarios chavista, de sus familiares y entorno a territorio norteamericano), hizo que el ex embajador buscara otros destinos.

Una fuente cercana -que pidió mantenerse en el anonimato- asegura que Ramírez no quiere ser objeto de burlas públicas o de los llamados "escraches", "eso lo aterra" comentó.

El día viernes, una de las personas que más ha servido a Ramírez desde su llegada a Nueva York, y quien conoce todos sus movimientos informó que el exdiplomático iba a presentar su renuncia desde el exterior. Así dejó saber que el ex embajador decidió mantener su perfil bajo hasta lograr crear un plan que le asegurará la paz y el bienestar de su familia. Para lograr el tiempo que requería para planificar los meses a venir, se habría ido a Ecuador, donde supuestamente permanecerá por unos días hasta que decida su nuevo rumbo. 

La fuente nos suministró detalles del vuelo tomado por Ramírez y su esposa, y aseguró que había un acuerdo con el gobierno de Ecuador para que el exembajador estuviese tranquilo en ese país hasta que decidiera finalmente cuál sería el destino más seguro para su futuro inmediato.

Otra persona del entorno afirmó que Ramírez contemplaba entre sus posibilidades regresar a Caracas, aunque entendía que su presencia en el país era un riesgo, ya que podría ser arrestado en el marco de la avalancha  de arrestos que ha emprendido el fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, quien ha logrado poner tras las rejas a más de 64 cabecillas de Pdvsa, que estarían incursas en delitos de corrupción de Pdvsa. 

El sábado se supo que la residencia del Embajador de Venezuela en Nueva York, ubicada en 16 east 81 Street, NY, (entre Madison y 5 th Avenida) ya estaba desalojada y lista para recibir a la nueva familia del diplomático designado Samuel Moncada. Todas las pertenencias del embajador saliente estaban fuera del inmueble.

La fuente explica que otras de las preocupaciones que estaban ocupando a Ramírez y -que eran entendidas por el canciller Arreaza- era el manejo de la inmunidad diplomática.

Limitaciones de la Inmunidad Diplomática

Para entender el tema de la inmunidad diplomática de funcionarios en ejercicio en las Misiones Permanentes de la ONU, hay que analizarlo desde varios ángulos, asegura quien fuera Ministro Consejero en la Misión de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas, Isaías Medina  y que renunció al cargo en julio de 2017.
Medina explica que -primeramente- debe evaluarse la legislación local, modificada en el 2014; segundo, el acuerdo entre el país anfitrión y el ente multilateral (ONU) y, tercero; la Convención de Viena sobre funcionarios consulares de 1961. 

Medina dice que a pesar que la sede de la ONU se encuentra en Nueva York, internamente no está sometida a las leyes americanas, sino que se rige por un acuerdo del país anfitrión. "Desde que Rockefeller donó el terreno, las Naciones Unidas se consideran jurisdicción internacional por estar representada por 193 estados miembros, entre ellos Venezuela -como uno de los 50 estados fundadores,- después de la Liga de las Naciones de la cual también fue parte Venezuela". 

"El acuerdo les otorga a los enviados de los estados soberanos privilegios equivalente con algunas idiosincracias particulares, a diferencia de la mayoría de las inmunidades acordadas con otras organizaciones internacionales", dice Medina.

"Los diplomáticos de la ONU disfrutan de total inmunidad bajo el artículo B15 del precitado convenio, aplicables dentro todo el territorio de los Estados Unidos. La inmunidad diplomática de la ONU acredita casi completa inmunidad jurisdiccional de los tribunales e inviolabilidad de registro o confiscación", afirmó. 

Medina explica -además- que los diplomáticos de las Naciones Unidas obtienen inmunidad sobre demandas judiciales, aunque están sujetos al cumplimiento de las leyes americanas, so pena que los Estados Unidos -como país anfitrión- apoye su persecución posterior a su partida de la ONU. Este aspecto es importante tomarlo en cuenta cuando se refiere a la discusión sobre la renuncia obligada de Rafael Ramírez como embajador y representante permanente de Venezuela  ante la ONU, acotó. 

Dice que los diplomáticos pueden perder su investidura de inmunidad  por tres razones: 
1) Por renuncia, la cual es aplicable al caso de Ramírez, 
2) Por declaración de persona Non Grata, lo cual podría ocurrirle a los que disfrutan de los privilegios sin atender a sus obligaciones o por violar la ley local, y 

3) por medio del retiro del cargo por parte del estado miembro que lo envió, una vez sea notificada ante el Secretario General de las Naciones Unidas y ante el Departamento de Estado, elemento este que deben haber sido utilizado para obligar a Ramírez a renunciar porque una vez que esto sucede, tiene 72 horas para abandonar el país, salvo que tenga una enfermedad que pueda demostrar. De lo contrario-aclara Medina- queda sujeto a rendir cuentas ante las leyes locales en caso  de tener un proceso judicial pendiente. 

En en caso de Rafael Ramírez -según entiendo- existen dos investigaciones por lavado de dinero, una en Texas y otra en el estado de Nueva York, casos que ahora tiene luz verde para emitir órdenes de emplazamiento, y en caso de sentencias firmes órdenes de captura. 

Medina opinó que si bien es cierto que "el ex embajador venezolano ante la ONU, ex Ministro de Energía y Petróleos, y uno de los cuatro jinetes de la Apocalípsis de Chávez aún no se encuentra en la lista de las sanciones de la OFAC y de la Unión Europea, sí se le aplicaron las sanciones de Canadá y pueden incluirlo en cualquier momento en las dos anteriores, lo cual lo obligaría a salir de Europa -de encontrarse allá- ya que si hubiese sentencia firme estaría totalmente sujeto a extradición inmediata. 

3 comentarios:

  1. Una posible solución al problema,sería que se vayan a Nicaragua para que estudien sus hijos y ellos sean felices con su camarada nicaraguense, ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de eso. Tiene que pagar como se merece por sus múltiples crímenes contra la nación

      Eliminar
  2. En realidad era cierto lo de la " Guerra Economica" y esta quedando al descubierto #laverdaderaguerraeconomica

    ResponderEliminar