lunes, 7 de mayo de 2018

OFAC designa a ex director de inteligencia chavista como narcotraficante

Este lunes, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE. UU. designó al venezolano Pedro Luis Martín Olivares como un importante narcotraficante extranjero de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros para Narcóticos (Kingpin Act). Asimismo, la OFAC designó a Walter Alexander Del Nogal Márquez y Mario Antonio Rodríguez Espinoza por colaborar materialmente con Martín Olivares y brindarle apoyo financiero o tecnológico, así como de proporcionar bienes o servicios para sus las actividades internacionales de narcotráfico. 
En un comunicado de la OFAC, el gobierno norteamericano anunció la designación de 20 empresas en Venezuela y Panamá,  propiedad de los designados Martín, Del Nogal y Rodríguez .

Esta acción se produce en respuesta a las extensas actividades de tráfico de drogas y lavado de dinero de Martín Olivares. El comunicado dice que "la corrupción sistémica y el colapso del estado de derecho son características definitorias del gobierno de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro", dijo el Secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin. 

Aseguró que los Estados Unidos niegan el acceso al sistema financiero de los funcionarios corruptos del régimen venezolano, y que actualmente están trabajando con socios internacionales para apoyar al pueblo venezolano en la restauración de la democracia y el retorno a la prosperidad al país.

Como resultado de la acción de hoy, cualquier activo que tengan los designados en los Estados Unidos o en posesión o control de personas de los EE. UU. serán bloqueados y reportados al Departamento del Tesoro. Las reglamentaciones de la OFAC generalmente prohíben todas las relaciones entre personas de los EE. UU.  o (en tránsito de los Estados Unidos) que involucren cualquier propiedad o intereses en propiedad de personas bloqueadas.

Martín es un ex jefe de Inteligencia Financiera de la Dirección Nacional de Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) de Venezuela, que ahora se conoce como Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN). El 24 de abril de 2015, Martín fue acusado formalmente por un gran jurado en el Distrito Sur de Florida de conspirar intencionalmente para distribuir una sustancia controlada en los Estados Unidos y por posesión -con intención de distribuir- cocaína a bordo de un avión registrado en los Estados Unidos.

Martín explotó su posición en el gobierno y aceptó sobornos de narcotraficantes que operan en Venezuela y Colombia como parte de un plan más amplio para facilitar el movimiento de narcóticos desde y hacia el espacio aéreo venezolano; específicamente, Martín cerró el radar militar y sobornó a otros funcionarios venezolanos en apoyo de estas actividades. 

El comunicado dice que "Martín también facilitó el movimiento de cocaína hacia Venezuela y pagó a oficiales militares venezolanos en la frontera de Venezuela con Colombia, lo que permitió a los asociados de Martín vender la cocaína a otras organizaciones de narcotráfico y corromper a funcionarios venezolanos". 

Dice que "Martín ha trabajado estrechamente con otros funcionarios del gobierno venezolano para lavar las ganancias de narcóticos y otros fondos ilícitos, incluido, el general Hugo Armando Carvajal Barrios, designado por la OFAC el 12 de septiembre de 2008 como Narcotraficante Especialmente Designado de conformidad con la Ley Kingpin".

Martín ha facilitado el movimiento de cargas de varias toneladas  de cocaína y utiliza varios métodos de lavado de dinero, incluido el movimiento de dólares estadounidenses a granel por avión, mensajeros y contratos con terceros, dice la declaración.

Del Nogal es uno de los socios de Martín, y ayuda a Martín con la distribución de drogas y los movimientos de dinero a Europa, así como con el lavado de dinero proveniente de narcóticos en Venezuela. Por su parte, Rodríguez es socio y mano derecha de Martín en Venezuela y le a colaborar a usar sus negocios para lavar ganancias ilícitas del narcotráfico y la extorsión de Venezuela.

De las 20 empresas designadas hoy, 16 tienen su sede en Venezuela, mientras que las cuatro restantes se encuentran en Panamá. Estas compañías supuestamente se utilizan para blanquear ganancias ilícitas tanto del tráfico de narcóticos como de la extorsión, y supuestamente se involucran en una variedad de actividades, que incluyen seguridad privada, transporte, instalación de productos electrónicos, bienes raíces, construcción, productos petroleros terminados, consultoría y servicios financieros.




1 comentario: