viernes, 27 de julio de 2018

Empresa "ficticia" usada en esquema de corrupción por USD 1.200 millones en Miami está vinculada al empresario Raúl Gorrín

Por Maibort Petit
@maibortpetit

El empresario Raúl Gorrín, sería el conspirador número 7 en un supuesto esquema de corrupción, según el cual, empresarios y funcionarios vinculados al régimen de Nicolás Maduro habrían lavado cerca de UDS 1.200 millones obtenidos fraudulentamente a través del régimen cambiario venezolano. Documentos prueban que el mencionado abogado actúo como representante de la empresa ficticia usada por Francisco Convit y los otros demandados para justificar una transacción por unos USD 600 millones de dólares con una empresa estadounidense, revelan documentos.

El 23 de julio de 2018, el gobierno de los Estados Unidos acusó a empresarios venezolanos y de otras nacionalidades, en conjunto con exfuncionarios del gobierno venezolano, de enriquecerse al beneficiarse del enorme diferencial que existe entre la tasa de cambio oficial y la del mercado negro, lo cual les permitió amasar fortunas que la fiscalía estadounidense estima en miles de millones de dólares.

Uno de los principales acusados de la trama de corrupción es el venezolano, Francisco Convit Guruceaga, conocido como "bolichico" y quien forma parte de la cuestionada contratista del estado venezolano, Derwick Associates, señalada de haber logrado contratos con millonarios sobreprecios millonarios en el sector de energía venezolano.

Junto a Convit Gurucea, en los documentos del tribunal aparecen los nombres de varios acusados y se menciona la existencia otros co-conspiradores no identificados. Dice que los "CONSPIRADORES 1 - 9 son algunos de los miembros adicionales no acusados de la conspiración junto con otros. CONSPIRADORES 1 - 9 incluyen otros funcionarios anteriores de PDVSA, personas asociadas con CONVIT, miembros informados de los "boliburgues" y lavadores profesionales de dinero de terceros". Entre los demandados, se encuentra un ciudadano alemán, arrestado el martes en el Aeropuerto Internacional de Miami, Matthias Krull posee residencia legal panameña y es banquero en Suiza, dicen los reportes.


El segundo demandado es Gustavo Adolfo Hernández Frieri, un  ciudadano colombo-estadounidense arrestado en Italia el 25 de julio de 2018, acusado de usar sus empresas financieras con sede en Miami, Global Security Advisors y Global Strategic Investments, para lavar dinero a través de inversiones falsas en fondos mutuales.
En este caso también fueron acusados los exfuncionarios Abraham Edgardo Ortega, exdirector ejecutivo de finanzas de la petrolera estatal, Petróleos de Venezuela, S.A., PDVSA, y el abogado Carmelo Urdaneta Aqui, exasesor legal del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela. Vale destacar que la investigación de esta demanda se produjo a lo largo de dos años y, según las alegaciones, la conspiración se extendió entre 2014 y 2016, tiempo en el cual el Ministerio de Petróleo e Hidrocarburos contó con tres ministros, a saber: Rafael Ramírez (2013-2014); Asdrúbal Chávez (2014-2015) y Eulogio del Pino (2015-2016).

Otro acusado es el banquero uruguayo Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara. 

La demanda asegura que los acusados acumularon millones de dólares beneficiándose del uso del tipo de cambio preferencial otorgado solo a personas allegadas al régimen chavista.

La llamada "Operación Fuga de Dinero" devela la existencia de una conspiración internacional para lavar fondos de PDVSA a través de Miami y de varias organizaciones internacionales de lavado de dinero, dicen los documentos del tribunal.

“Específicamente, las investigaciones revelaron el uso de propiedades inmobiliarias de Miami y esquemas sofisticados de inversiones falsas para lavar cientos de millones de dólares estadounidenses”, señala la acusación.

Entre los datos aportados se destaca el hecho diferencial entre el tipo de cambio preferencial oficial y el tipo de cambio real, adquirido en el mercado negro, el cual era de diez a uno en el 2014, lo que en esencia permitía adquirir USD 100 millones pagando sólo USD 10 millones, refieren uno de los documentos.

La demanda señala que los acusados trataron de hacer uso de un empresario identificado en los documentos como Fuente Confidencial (CS, en inglés) para que les ayudara a lavar una porción de los fondos malversados en el esquema de corrupción.

La operación duplicó el monto a USD 1.200 millones en mayo del 2015, asegura la acusación, a la vez que señala que en un principio el informante acordó realizar negocios con los demandados y que su rol era comprar dólares a muy buen precio y luego venderlos a sus clientes en Venezuela.
Los papeles de la corte dicen que el informante ejecutó varias operaciones de esta naturaleza que equivalían a decenas de millones de dólares, que obtuvo inicialmente en euros.

No obstante, las operaciones empezaron a tener problemas cuando los acusados de realizar la conspiración no entregaron los soportes debidos para justificar el origen de los fondos ante las autoridades federales encargadas de velar por la transparencia del sistema financiero internacional. Asimismo, señala que en una ocasión, los demandados presentaron documentos falsos.

En la demanda aparece información relacionada con un encuentro que sostuvo el CS en las oficinas de  Francisco Convit en Caracas cuando el ahora informante del gobierno estadounidense diera a conocer a los acusados que no podía continuar operando en esas circunstancias.

Dice que en esa reunión, el principal acusado Francisco Convit junto a Urdaneta, Amparan y el informante, discutieron los pormenores de las operaciones, y destaca que Convit tenía una pistola en la mesa y que había llevado al lugar un pastor alemán con un collar eléctrico. "Convit tenía el control remoto del collar y comentó que él no siempre podía controlar al perro”, dice la demanda.

El informante aseguró en su testimonio que el día de ese encuentro, había mucha seguridad en la oficina y que el ambiente era intimidatorio por parte de Convit, según los papeles de la corte.

CS empezó a grabar sus conversaciones con los acusados para evidenciar las operaciones fraudulentas y que servirán de evidencia en el tribunal.

Un documento ficticio

La acusación dice que uno de los documentos que el principal acusado de la operación, Francisco Convit, entregó al informante CS para justificar la transacción fraudulenta de dinero entre un banco europeo y las empresas de los demandados, fue un contrato ficticio, en formato PDF, de una compañía de Hong Kong, llamada Eaton Global Services Limited. 


Según records del año 2015,  Eaton Global Services Limited está ubicada en Suite 2405, Progress Commercial Building 9, Irving Street, Causeway Bay, Hong Kong. 
Documentos en nuestro poder, refieren que el representante de Eaton Global Services Limited es el empresario venezolano Raúl Gorrín, quien aparece como co-conspirador en este caso. El abogado, revelan los documentos, ha usado la firma para realizar transacciones de compra-venta en Caracas e, inclusive, para realizar pagos por servicios publicitarios a empresas ubicadas en el estado de la Florida, realizando para ello transferencias a bancos norteamericanos, entre ellos la entidad financiera comunitaria US Century Bank, fundada en Miami (El Doral), Florida, el 28 de octubre de 2002.

En otro documento se establece un vínculo entre la mencionada empresa y el empresario coacusado. La evidencia es un boleto de compraventa de "una embarcación usada tipo lancha, marca Intermarine, serial  ITV 02621-gasa, equipada con dos motores fuera de borda, color blanco, de 10,70 MTS de eslora, 2,75 manga".


Señala el documento que "La venta se estableció en un monto de USD 100.000,00, el cual se pagó en dos partes. El día de la venta el comprador pagó USD 45.450,00 por concepto de seña y el saldo USD 54.550,00 que se abonarían en la fecha el que nuevo dueño tomara posesión del bien adquirido". El documento fue firmado en Caracas el 27 de julio de 2015.

En referencia de la empresa en la demanda legal interpuesta por la fiscalía del Distrito Sur de la Florida, se señala que el día del encuentro en Caracas, "Convit envió al CS un documento (PDF) para justificar la transferencia entre la Institución Financiera Europea 1 y la confianza de la CS. Convit había enviado un contrato falso firmado entre una compañía ficticia de Hong Kong, Eaton Global Services Limited, y la empresa el CS, con una firma falsificada en nombre del administrador fiduciario del CS.

Dice el documento que CS advirtió que "nunca antes había visto este contrato". El contrato de empresa conjunta falsa, con fecha del 17 de diciembre de 2014, contemplaba una operación ficticia por 600 millones de dólares realizado por las empresas conjuntas, es decir entre Eaton Global y la empresa de CS; el supuesto negocio de la empresa conjunta fue la fabricación de los préstamos a PDVSA.
El 9 de febrero de 2015, el CS le dijo a Convit que el contrato de empresa conjunta falsa que pretendían usar Convit y Urdaneta como documentación para las transacciones con su empresa norteamericana, era un contrato falso y que no debía ser utilizado ni proporcionado a cualquier banco. 

El CS también solicitó los contratos de intercambio subyacentes originales y Convit respondió que Urdaneta tenía copias físicas y  que las entregaría. Días después en Venezuela, Urdaneta entregó personalmente a CS  los documentos  y le explicó que los documentos fueron entregados por el  "CONSPIRADOR 1", un exfuncionario de PDVSA. 

Estos documentos, que CS proporcionó a las autoridades federales en Miami, revelan la fuente de los fondos de PDVSA y la naturaleza del plan que el gobierno estadounidense denominó Operación Fuga de Dinero.






5 comentarios:

  1. Excelente hallazgo, había asumido que C7 era WP, queda entre otros temas dar con el testaferro de C7 (C8) y representante de los pájaros blancos

    ResponderEliminar
  2. excelente . ojala algún día podamos ver que todas estas joyas paguen cárceles y le quiten todo lo que le han robado a Venezuela

    ResponderEliminar
  3. Qué manden ese dinero para medicinas y lo que haga falta

    ResponderEliminar
  4. Todo pasará si los propietarios de lo robado que somos todos los Venezolanos,hacemos lo correcto, y que es lo correcto, salir en defensa de lo nuestro, de allí el hambre y la muerte que azota a mi país,tenemos que presionar al régimen para obligarlo a dejar el poder y para ello empezando por los funcionarios públicos debemos unirnos sin importar ideología política. Venezuela depende de los venezolanos.

    ResponderEliminar
  5. La justicia tarda pero llega......

    ResponderEliminar