Buscar este blog

viernes, 12 de octubre de 2018

Planta de Gas Tía Juana: Un claro ejemplo de la falta de mantenimiento que deriva en inseguridad industrial

La falta de mantenimiento es, al parecer, una de las grandes fallas en las industrias estatales, un hecho que pone en riesgo tanto la producción como la seguridad de quienes en ellas laboran como de las comunidades que se encuentran en su entorno.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

En Venezuela Política hemos venido denunciando el deterioro de la infraestructura estatal venezolana toda vez que buena parte de la industria del país presenta graves problemas derivados, en su mayoría, de la falta de mantenimiento de las distintas maquinarias y equipos. La crisis eléctrica es quizás el más patético ejemplo de esto, pero el hecho no es exclusivo del sistema eléctrico nacional, sino que se manifiesta también en las industrias básicas y, por supuesto, en Petróleos de Venezuela S.A. y sus empresas filiales. Tales circunstancias afectan no solamente a quienes directamente pueden sufrir accidentes laborales y a la comunidad circundante, sino que también se reflejan en los niveles de producción con sus consiguientes consecuencias en la economía nacional.
En esta entrega queremos hacer mención de un caso llegado a nuestras manos referido a la  Planta de Gas Tía Juana, en el estado Zulia, en el que el lector podrá constatar como informes internos de la empresa dan cuenta de diversos desperfectos y de la ausencia de mantenimiento en varias de sus unidades.

Algunos de los accidentes y siniestros

La citada planta de gas ya en varias ocasiones ha sido el escenario de accidentes y siniestros a consecuencia del mal estado de sus instalaciones.

El 5 de febrero de 2003 se registró un desacople en uno de los equipos de la Planta Compresora de Gas Tía Juana 3 resultando lesionados dos trabajadores cuando la protección de hierro de un acople se deterioró y el impacto de las partículas hirió a los instrumentistas[1].

El 15 de noviembre de 2005 se produjo un incendio en el Módulo C de la Planta Compresora de Gas Tía Juana 4, ubicada en el Lago de Maracaibo a 5 kilómetros de la costa, resultando afectado un trabajador que presentó quemaduras de primero y segundo grado en los miembros superiores. El evento ocurrió cuando se realizaban trabajos en el Sistema de Filtros de Aceites Lubricantes[2].

El 7 de agosto de 2007 se presentaron un conjunto de denuncias (67 para ser exactos) ante la Asamblea Nacional en tiempos en que el Poder Legislativo Nacional estaba presidido por Cilia Flores. Entre los hechos acusados estaba el “daño ecológico y estructural por más 170 fugas de gas en el Lago de Maracaibo y la Planta de Tía Juana III en el Zulia en una situación casi inoperable y con riesgo altísimo de explosión por el desfalco del proyecto Premio, donde esta planta tenía prioridad para la inversión de rescate. Fugas de gas que generan 4 millones de pies cúbicos por día perdidos. Denuncia realizada en la fiscalía N° 24-25-0003-07 donde se violan artículos 49, 53 y 85 de la Ley Contra la Corrupción y los artículos 4, 5 y 19 de la Ley de Ambiente”[3].

El 10 de abril de 2013, fecha que coincide con los informes citados a continuación, se reportó un incendio en la Planta de Fraccionamiento de gas ULE en el centro de refinería Tía Juana. Una información de prensa refirió que minutos antes del siniestro había ocurrido un bajón eléctrico en la zona[4].

Los reportes

Establecer la fecha exacta de emisión de estos mensajes es confuso por tanto en cada uno de ellos se observan varias, por lo que nos centraremos a aquellas a las que se haga referencia en el texto de dichos correos.

Así tenemos que desde el Comité de Auditoría de Seguridad, Analí Martínez R., remitió un correo a Adolfo Medina, Ciro Polanco, Iria Franco, Juan Padrón, entre otros, para hacer referencia al reporte de las actividades del referido ente con relación a la Planta de Gas Tía Juana.

Martínez refiere a su equipo de trabajo que con el objetivo de dar continuidad a las actividades desarrolladas en la Planta Compresora de Gas Tía Juana 3 (PCTJ-3), convocaba a una reunión con los supervisores de las diferentes especialidades el día 2 de enero de 2013.

Se indica que se adjunta al mensaje la guía de puntaje para la criticidad de la planta en lo que respecta a seguridad, el cual contiene las observaciones y recomendaciones formuladas por el comité. En la reunión convocada, lo supervisores debían establecer el puntaje que consideraran conveniente adjudicar, el cual podía ser igual al ya establecido o responder al criterio evaluador de dichos supervisores.

Otro correo remitido por Luis Lira a Gabriela González se hace referencia a que el día 14 de marzo de 2013 se iniciaron las actividades del Comité de Auditorías de Seguridad PG-TJ, con la asistencia de Analí Martínez, Ciro Polanco y el propio Luis Lira.

Se esperaba la asistencia de Nelio Meléndez y Edwin Palma, quienes no pudieron estar presentes pues debieron atender emergencias operacionales en sus respectivas áreas, por lo que planteó su convocatoria para al 15 de marzo 2013 para llevar a cabo con ellos la actualización de lo ya tratado con el resto del equipo. Se buscaba la aprobación de quien sólo se identifica como Adolfo, pero que suponemos sea Adolfo Medina, referenciado en otra comunicación, de acuerdo a los requerimientos y disponibilidad del personal en las áreas del Complejo Sur y del Complejo Lago.

Se informó que los puntos tratados en la reunión fueron el establecimiento de los lineamientos generales del trabajo a llevar a cabo, debiéndose detallar en el objetivo lo atinente a la revisión consolidada, multidisciplinaria y jerarquizada de las condiciones de las plantas.

Igualmente, se indica que se presentaron los criterios utilizados para seleccionar al personal que trabajaría en la actividad.

También se presentó y se detalló la información de la matriz de valoración suministrada por Adolfo, para ponderar las condiciones de la instalación.

Se informó que para el 18 de marzo de 2013, IPG-TJ suministraría un listado de las áreas que integran cada planta lo cual serviría de guía para llevar a cabo la inspección.

Se advirtió que el personal no debía limitarse a las condiciones de su especialidad y debía comunicar que considera debía ser evaluada por el equipo de trabajo.

En un correo Analí Martínez informa a Gabriela González que el día 16 de mayo de 2013 había prestado apoyo al personal de la empresa GE en las actividades de inspección de las unidades Frame 5002, ocasión que aprovechó para realizar un recorrido que le permitió formular algunas observaciones de interés para el Comité de Seguridad.

Entre estas observaciones, Martínez refirió que en el Modulo A (en servicio), la última vez en que el banco de bombonas de CO2 asociadas al recinto de la turbina industrial se había llevado a cabo en febrero de 2012, aun cuando la norma PDVSA IR-S-11 conocida como “Guía de inspección, prueba y mantenimiento de los Sistemas de Extinción a base de Dióxido de Carbono del Manual de Riesgos” indica las frecuencias.

En tal sentido, citando al referido manual, la prueba de capacidad para cilindros de alta presión CO2, se debe efectuar dos veces al año (semestralmente). Se precisa que todos los cilindros con CO2 almacenados a alta presión deben ser pesados y verificada la fecha de su última prueba hidrostática, advirtiéndose que si el cilindro muestra una pérdida de peso neto mayor al 10 por ciento, este debe ser rellenado o reemplazado.

Se alerta también que todas las mangueras utilizadas en el sistema de CO2 deben ser revisadas una vez al año (anualmente), pero en ambientes desfavorables esto debe hacerse cada seis meses. Se indica que si la manguera no pasa la inspección visual, deber ser reemplazada o sometida a una prueba hidrostática.

Se dice que los cilindros de alta presión que se descarguen y tengan más de 5 años desde la última prueba hidrostática deben ser sometidos a una nueva prueba antes de ser recargados. Los cilindros que tengan un máximo de 12 años en servicio sin haberse descargado su contenido deben ser trasegado y sometidos a una prueba hidrostática.

Igualmente, se precisa que el ducto de escape de la turbina industrial no poseía aislamiento térmico, lo que representaba un riesgo para los trabajadores por el riesgo de contacto a alta temperatura (mayor a 900° F), encontrándose una escalera de acceso con pasamanos a escasos 20 centímetros de distancia y los filtros del sistema lubricante (F3 y F4). En tal sentido, se advierte que la norma PDVSA L-212 conocida como “Aislamiento térmico para tuberías y equipos de servicio en caliente de la especificación de ingeniería” indica que se debe aplicar aislamiento para protección del personal cuando la temperatura de la superficie sea mayor de 65° C (149° F) y esté confinada dentro de áreas de trabajo normal y situada donde el personal podría inadvertidamente hacer contacto con ella.

También se hace referencia a que el patín de la turbina industrial muestra desprendimiento de capas en el recubrimiento (pintura), quedando el metal expuesto, con presencia de corrosión leve a moderada.

Por otra parte, se reportó que el compresor de baja (GBP), lado descarga, presentaba pérdida de recubrimiento (pintura), quedando el material expuesto al medio ambiente.

Una comunicación de Gabriela González a Luis Lira hace referencia al reporte de las condiciones de CAS-PG-TJ 2013 y se pide a los integrantes del equipo remitir las fotografías que posea de las dos plantas del Complejo Norte (TJ-3 y TJ-4) para anexarlas al reporte de las auditorías. Esto en razón de que un virus había dañado dicho informe.

También solicitó el envío con Analí Martínez de los dos formatos respecto a PCTJ-2 y PCTJ-5 si ya hubieren sido terminados. Se requería elaborar los reportes gerenciales del Complejo Sur.
La pregunta obligada después de conocer esto es saber si se han tomado las medidas correctivas. La respuesta debe darla a conocer a la colectividad la directiva de PDVSA.

Citas 

[1] PDVSA. “Planta compresora de gas Tía Juana 3 funciona con normalidad”. 5 de febrero de 2003. http://www.pdvsa.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1115:1285&catid=10&Itemid=589&lang=es

[2] PDVSA. “Registrado incendio en módulo C de Planta Tía Juana 4”. 15 de noviembre de 2005. http://www.pdvsa.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1320:1574&catid=10&Itemid=589&lang=es

[3] Bien dateao. “Padre José Palmar/ La carretilla de la corrupción de Pdvsa: 10 años después la historia nos dió la razón”. 5 de diciembre de 2017. http://biendateao.com/padre-jose-palmar-la-carretilla-de-la-corrupcion-de-pdvsa-10-anos-despues-la-historia-nos-dio-la-razon/

[4] Diario Contraste. “Reportan incendio en planta de gas ULE de Tía Juana”. 10 de abril de 2013. http://www.diariocontraste.com/2013/04/reportan-incendio-en-planta-de-gas-ule-de-tia-juana/#







1 comentario:

  1. Trabaje pdvsagas planta fraccionamiento ule soy tec. Químico e instrumentista, laboratorio de la planta 23 años de servicio votado en el 2002, esa planta esta paralizada allí hubo una inversión mil millonaria del proyecto criogenico, solo hubo movimiento de tierra una cerca y nada más, el gas doméstico q se sirve en estos momentos es de barcos propanetos q llegan al terminal de la salina eso es todo, la planta no produce nada, investiguen directiva de PDVSA gas mcbo. Bajo grande

    ResponderEliminar