Buscar este blog

viernes, 17 de agosto de 2018

Rafael Ramírez evitó que PDVSA suspendiera patrocinio a Pastor Maldonado en la Formula 1

Aunque ha tratado de evadir su responsabilidad en este sentido, Ramírez habría sido quien impidió dar por terminado el contrato que PDVSA mantenía con Lotus F1 Team Limited.

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Un oficio emitido por la consultoría jurídica de Petróleos de Venezuela S.A., PDVSA, dirigido al entonces presidente de la estatal, Eulogio Del Pino, demuestra que la corporación buscaba suspender el patrocinio que mantenía al corredor de Fórmula 1, Pastor Maldonado, a través de un contrato suscrito con Lotus F1 Team Limited, que la obligaba a pagar anualmente USD 46 millones.

En el texto del oficio se deja sentado claramente que fue Rafael Ramírez, presidente de PDVSA hasta el año 2014, quien impidió rescindir del contrato, pues instruyó al área legal “mantener dicho compromiso contractual”.

El 12 de febrero de 2015, el Consultor Jurídico de PDVSA, Álvaro Ledo, le dirigió una comunicación al presidente de la estatal petrolera, Eulogio Del Pino, para consultarle si la corporación haría uso de la cláusula contractual que le permitía dar por terminado anticipadamente o no, el contrato que desde el 8 de noviembre de 2013 mantenía con la Lotus F1 Team Limited para el patrocinio del piloto venezolano Pastor Maldonado, sin que tal rescisión acarreara responsabilidad alguna.

Se trataba de un acuerdo con el equipo automovilístico conforme al cual, a cambio de una cuota anual de comisión por patrocinio, PDVSA tenía el derecho de utilizar espacios de patrocinio para la publicidad y promoción de marcas de la empresa durante los campeonatos 2014, 2015 y 2016.

Ledo explicaba a Del Pino en el comunicado que PDVSA podía dar por terminado anticipadamente el contrato respecto de sus obligaciones relativas al campeonato 2016, lo que le permitiría a la empresa evitar el pago de USD 46 millones por concepto de cuota anual de comisión por patrocinio para ese año. Eso sí, advertía que para ello procediera sin acarrear responsabilidad para PDVSA, debía notificarse al equipo la decisión antes del 1° de septiembre de 2015, lo cual no podía hacer con respecto al campeonato que se iniciaba en ese año 2015.

El consultor jurídico de PDVSA se refería a la cláusula 9.8 del contrato, la cual permitía su terminación anticipada por decisión unilateral de cualquiera de las partes mediante notificación escrita, algo que debía ocurrir para que procediera, a más tardar 60 días antes de la fecha de pago de la comisión correspondiente al año siguiente del campeonato de F1.

Dichas fechas estaban especificadas en la cláusula 4.1 que indicaba el 1° de noviembre 2014 para el campeonato de 2015 y 1° de noviembre 2015 para el campeonato de 2016.

De ocurrir esto en las fechas señaladas, ninguna de las partes quedaba comprometida a pagar ninguna compensación a la otra al haber actuado dentro de los plazos establecidos para ello.

Álvaro Ledo explicaba que para el año en curso al momento de la emitir la comunicación, es decir 2015, la suspensión del patrocinio no se había llevado a cabo en razón de que Rafael Ramírez, presidente de la estatal para la fecha, instruyó mantener dicho compromiso contractual.

La amnesia de Rafael Ramírez sobre el asunto

Cabe señalar a manera de inciso que Rafael Ramírez Carreño pareció olvidar este hecho y sus instrucciones en particular al momento en que Andrea Tosta le consultó si tenía documentado —había asegurado previamente que guardaba copia de todos los documentos por él suscritos durante su gestión— el pago de 45 millones de libras esterlinas —varía la moneda— anuales por un contrato para que Pastor Maldonado pudiese correr en la Fórmula 1.

Nos referimos a una entrevista concedida por Rafael Ramírez Carreño a la comunicadora y a César Batiz para el portal El Pitazo, en la que el exfuncionario evitó responder argumentando no recordar el monto. “Mira, no sé esa cantidad. A menos que tú tengas el contrato en la mano y me lo mandes, yo te diría que estás equivocada”, fueron sus palabras.

Intervino entonces Batiz para precisar que los medios de comunicación habían publicado información al respecto.

La respuesta de Rafael Ramírez —quien ante el comentario del periodista pareció recobrar la memoria y sus recuerdos sobre el asunto— se dirigió a justificar la negociación bajo el alegato de que las grandes empresas como Shell, Petronas, Petrobras recurren a esta forma de promoción de sus marcas.

“Nosotros hicimos una operación que fue aprobada por la junta directiva como hacen otras petroleras del mundo (…) De apoyar a un deportista de alta competencia, que trae mucha atención publicitaria, en este caso teníamos un corredor estrella que era Pastor Maldonado. Yo mandé a hacer un estudio de cuánto nos hubiera costado una campaña internacional a favor de la empresa en comparación con lo que nos costó lo de Pastor Maldonado y quedamos muy bien. En fin. También hicimos una figura de Bolívar en el Carnaval de Río y estábamos tratando de entrar al mercado brasileño, todas esas cosas de propaganda, de promoción. Nuestra empresa PDVSA estuvo en todo Brasil a partir de eso. Muchachos, esas son cosas del día a día de una corporación como PDVSA, como cualquier otra. De todas maneras podemos entrar en una competencia de documentos. Con Pastor lo único malo fue que no ganó mucho, pero cada vez que ese carro le daba una vuelta a esa pista lo que se veía por todos lados era PDVSA”[1].

La advertencia de los abogados

Prosiguiendo con el documento de la consultoría jurídica de PDVSA, se advertía que cuando se hablaba en el contrato de “caso de fuerza mayor”, se excluía “expresamente la falta de fondos para el pago de las cuotas, cualesquiera que fuera la causa de dicha falta de fondos”. Se arriesgaba PDVSA, de proceder de esta manera, a tener que pagar a Lotus daños y perjuicios que el equipo demostrara haber incurrido con motivo del incumplimiento de la petrolera ante un tribunal inglés “hasta un monto que podría alcanzar la cuota anual aplicable para el campeonato 2015, esto es, 44 millones de dólares”.

Álvaro Ledo recomendaba actuar de inmediato para evitar que el olvido o una falla en las comunicaciones impidieran hacer la notificación a tiempo y así esquivar cualquier inconveniente que “nos vuelva a atar para la temporada 2016 al contrato de patrocinio”.

Una parte del texto al final de la comunicación pareciera asomar que PDVSA buscaba por todos los medios dejar el patrocinio, incluso, del año en curso para el momento de la remisión del comunicado: “No obstante, por lo que toca a la presente temporada 2015, para culminar el contrato para este mismo año 2015, lo recomendable sería entablar conversaciones con el Equipo para tratar de negociar una salida en la que el pago de la indemnización sea lo más baja posible. Adjunto, una opinión de Curtis, Mallet, donde coincide con los planteamientos que le hemos expuesto”.

Se refería Álvaro Ledo a una consulta formulada por su despacho a la firma Curtis, Mallet-Prevost, Colt & Mosle LLP[2], un escritorio jurídico internacional fundado en 1830, con sede en Nueva York que cuenta con más de 300 abogados en 17 oficinas en todo el mundo, lo cual viene a corroborar el interés de la corporación venezolana de dar fin al contrato sin verse afectada en sus intereses.

Desde este despacho se emitió el 28 de enero de 2015 una opinión al respecto en que se exponía lo argumentado por Ledo a Eulogio Del Pino en la comunicación anteriormente citada.

“PDVSA puede dar por terminado anticipadamente el Contrato, sin responsabilidad, respecto de sus obligaciones relativas al campeonato 2016 y con ello evitar el pago de 46 millones de dólares por concepto de cuota anual de comisión por patrocinio para ese campeonato, siempre y cuando notifique al Equipo su deseo de dar por terminado el Contrato antes del 1 de septiembre de 2015. Sin embargo, en ausencia de un acuerdo entre las partes en contrario o incumplimiento del Equipo a sus obligaciones derivadas del Contrato, PDVSA no puede libremente dar por terminado anticipadamente sin responsabilidad el Contrato respecto de sus obligaciones relativas al campeonato 2015, excepto si PDVSA notificó antes del 1 de septiembre de 2014 su intención de darlo por terminado para ese campeonato”, reza el oficio de la firma de abogados. 


1 comentario:

  1. No se, pero se rumora que ESO ES AMOR.....pero usando dinero que no era suyo.

    ResponderEliminar